Yoga Aéreo

Yoga Au00e9reo

¿Qué te parecería hacer yoga mientras flotas en el aire?

Divertido, pero sólo para profesionales, podrías decir. Aunque parezca mentira, con el Yoga aéreo, se pueden realmente practicar las poses y movimientos de yoga mientras se está suspendido unos centímetros del suelo. Esta práctica utiliza un trapecio suave para levantar al practicante del piso y al mismo tiempo permitir los movimientos de yoga. Imagina una pieza larga de tela, como una hamaca, que te sostiene por la cintura para suspenderte en el aire y que allí entonces, puedas realizar las asanas (poses de yoga).

El propósito del yoga aérea gira en torno a contrarrestar la gravedad. Al aliviar la compresión que sufre el cuerpo debido a la atracción de la gravedad, la columna se alarga y los hombros se enderezan. Los pocos centímetros de suspensión liberan la tensión en los huesos y los músculos, aumentando la flexibilidad general de todo el cuerpo.

Esta es una práctica relativamente nueva dentro de las muchas formas de hacer Yoga. Su creadora, Michelle Dortignac, comenzó a dictar este estilo de clases de Yoga en la ciudad de Nueva York, a principios del 2006, combinando el yoga tradicional, con sus antecedentes en la danza y el arte circense. Según Dortignac, el reto más importante es que una vez en el aire, el cuerpo tiene que aprender a alinearse correctamente por los efectos de la gravedad.

Debido a lo novedoso de este estilo, muchas personas pueden pensar que no es apto para principiantes. El hecho de estar colgado de un trapecio puede causar un poco de nervios pero tan pronto uno se da cuenta de que son sólo unos pocos centímetros lo que nos separa del piso y que, por seguridad, se colocan esteras suaves debajo del equipo, podemos sentirnos con más confianza para realizar los ejercicios. A pesar de ser un híbrido, esta actividad sigue siendo fiel a los principios del yoga que busca la paz interior.

Entre los muchos beneficios, esta actividad fortalece los músculos centrales y los hombros, aumenta la flexibilidad de la columna vertebral y previene las lesiones de la espalda.

Adicionalmente, muchos de sus adherentes dicen que es muy divertido! Muchos principiantes dicen sentir muchas ganas de reír tan pronto son elevados. Unnata (sánscrito para “elevado”) Yoga aéreo está especialmente diseñado para principiantes. Las clases comienzan con ejercicios en el suelo, luego pasan gradualmente a la parte donde se utilizan el trapecio y son levantados del piso. Aquí es donde usualmente comienzan las risas!

Así que prepárate para un vuelo relajado hacia la paz interior. El Yoga aéreo no sólo eleva el cuerpo sino también la mente y el espíritu.

Te recomendamos