Watsu – Shiatsu de agua

El término Watsu se deriva de la palabra agua (en inglés, Water), combinada con shiatsu.

Desarrollado en 1980 por Harold Dull, el Watsu es una forma pasiva de trabajo corporal que se basa en técnicas del shiatsu zen, yoga, la técnica Alexander y meditación con el propósito de estimular el proceso de curación natural del cuerpo.

¿Cómo funciona el Watsu?

El Watsu utiliza técnicas adoptadas de la tradición del masaje Shiatsu, incluyendo acupresión y estiramientos suaves en un ambiente acuoso y cálido. Las sesiones de Watsu, en general, duran aproximadamente 60 minutos, de los cuales, 45 minutos son dentro del agua.

El terapeúta utiliza pequeños flotadores sujetados a las piernas del paciente, para evitar que se hunda durante la sesión. Mientras le soporta la espalda y las rodillas, el practicante mueve el cuerpo del paciente en el agua. De esta forma, quienes experimentan una sesión de Watsu logran entrar en un profundo estado de meditación, gracias a que mantienen los ojos cerrados y al quedar sus oidos sumergidos bajo el agua, se eliminan las distracciones externas.

El terapeuta conecta los movimientos del cuerpo a la respiración del paciente, estimulando de esa forma el proceso natural de curación. La relajación se logra cuando el paciente se ‘deja llevar’: esto estimula el sistema nervioso parasimpático mientras calma el sistema nervioso simpático, el cual está encargado de poner al cuerpo en el modo «luchar o huir» que resulta cuando estamos estresados.

Este efecto calmante fomenta un pulso y respiración más lentos, aumenta la profundidad de la respiración, mejora la digestión, promueve la relajación muscular y fortalece el sistema inmunitario.

Otros Beneficios

Otros beneficios reportados incluyen: alivio de la tensión muscular, mayor rango de movimiento y alivio de la compresión de las articulaciones. Los movimientos acuáticos estiran, de manera suave, la columna vertebral y las extremidades, descargando la presión acumulada en las articulaciones. También mejora los patrones de sueño, haciéndolos de mejor calidad y más consistentes; reduce la ansiedad y la depresión; alivia los dolores agudos y crónicos.

¿Quién puede beneficiarse del Wastu?

Investigaciones científicas recientes han demostrado que el Watsu puede resultar beneficioso para aquellos que sufren de efectos secundarios ocasionados por lesiones en el cerebro o la médula espinal, los que sufren de enfermedad de Parkinson, artritis, parálisis cerebral, dolor crónico, fibromialgia, espondilitis anquilosante. Como terapia post-operatoria, brinda beneficios a personas operadas de mastectomía y cirugía torácica y a aquellos que sufren de trastorno por estrés post traumático.

Te recomendamos