Un enfoque alternativo para los cálculos renales

Los cálculos renales – comúnmente llamados “piedras en el riñón”– comienzan como pequeñas partículas que contienen calcio, oxalatos, aminoácidos u otros productos de excreción, como el ácido úrico, los cuales se cristalizan en el riñón.

Estos son usualmente eliminados a través de la orina y, por lo general, pasan desapercibidos. Los problemas surgen cuando estas “piedras” crecen al punto que se hace difícil y muy doloroso que pasen a través de la uretra (un tubo estrecho que conecta el riñón a la vejiga). Cuando una piedra grande pasa por la uretra, el dolor que causa puede ser insoportable y puede venir acompañado de náuseas y un poco de sangre en la orina.

La susceptibilidad a la formación de cálculos renales pareciera estar relacionada con una predisposición genética. Cuando hay antecedentes familiares con esta enfermedad, la detección temprana y la prevención deben formar parte del plan general de salud. El género y el clima también parecen incrementar las probabilidades de desarrollar cálculos renales, ya que se sabe que se dan más casos en los hombres que en las mujeres y entre los que viven en los países más cálidos.

Un enfoque alternativo para los cálculos renales

En la medicina natural alternativa se seleccionan medicamentos con las siguientes acciones:

  • Anti-líticos: la base de cualquier tratamiento para cálculos renales.
  • Antiinflamatorios: indicados para disminuir la inflamación causada por el paso del material sólido a lo largo del delicado tejido del sistema urinario.
  • Antiespasmódicos: para ayudar al cuerpo a reducir los espasmos musculares a lo largo de las vías urinarias así como la peristalsis que mueve las piedras.
  • Emolientes: ya que suelen ser también anti-inflamatorios

¿Qué hacer?

AGUA

El mejor remedio natural para los cálculos renales es el agua. Debes evitar la deshidratación a toda costa. La sudoración profusa o una ingesta baja de líquidos puede hacer que la orina sea más concentrada, provocando que las sales urinarias se solidifiquen y formen piedras. Bebe agua, incluso si no tienes sed. El agua es un disolvente natural que no sólo ayuda a desintegrar los cálculos pequeños, si no que también los ayuda a salir de los riñones. Esta diluye la concentración de las sustancias que pueden contribuir a la formación de nuevos cálculos renales y evita el incremento de tamaño de los cálculos renales existentes. Debes beber suficiente agua como para que tengas que orinar, al menos, cada dos horas y tu orina debe ser casi transparente.

Bebe Jugo de Arándano Rojo (Cranberry)

Se ha demostrado que reduce la cantidad de calcio ionizado en la orina en un 50% por ciento lo cual ayuda a limpiar los riñones. Bebe de 8-16 onzas de jugo de arándano sin azúcar al día.

Asegúrate que tu dieta se equilibrada y nutritiva

Incluye vegetales, verduras y frutas ya que éstas pueden ayudar a prevenir o a disolver los cálculos renales. Otras recomendaciones son:

  • Para cálculos de ácido úrico: En este caso tu orina será ácida. Para ‘disolver’ este tipo de piedras, debes comer una dieta alcalina, que incluya papas, verduras y frutas (no cítricas). Debes reducir la ingesta de proteínas, ya que esta tiende a aumentar los niveles de ácido úrico. También, bebe agua mineral alcalinizante. La reducción de la ingesta de purinas también es ampliamente recomendado. En particular, evita el hígado, los riñones, las huevas de pescado y las sardinas.
  • Para cálculos de oxalato de calcio: Evita o reduce el consumo de alimentos que contienen oxalatos: espinacas, remolachas, nueces, chocolate, café, té negro, fresas y frijoles. Los que tienen tendencia a formar cálculos de oxalato, a menudo, secretan exceso de calcio en la orina, la cual reacciona con el ácido oxálico para formar las piedras. Por esta razón también es aconsejable restringir los productos lácteos que son ricos en calcio. Incrementa también tu consumo de alimentos ricos en magnesio para aumentar la solubilidad del calcio, por ejemplo: cebada, salvado de trigo, maíz, centeno, avena, soja, arroz integral, plátano, aguacate y papa.
  • Para cálculos de fosfato de calcio: Estos se forman, generalmente, cuando hay una infección urinaria. En estos casos, la orina es alcalina, por lo que es importante comer alimentos que la acidifiquen, como la carne, el pescado y los huevos. En este caso se recomienda evitar los productos lácteos.

Evita la cafeína y el alcohol

La cafeína y el alcohol actúan como diuréticos. Si eres susceptible a los cálculos renales, la última cosa que tu cuerpo necesita es estar deshidratado. La cafeína y el alcohol estimulan la producción de orina y puede dejarte deshidratado si el consumo de agua no aumenta proporcionalmente.

Hierbalismo

Las hierbas son generalmente una forma segura de fortalecer y tonificar los sistemas corporales, incluyendo el sistema urinario. Se pueden utilizar en polvo (cápsulas, polvos, té), extractos de glicerina o en tinturas (extractos en alcohol). A menos que se indique lo contrario, los tés se deben preparar con 1 cdta. de hierba por taza de agua caliente. Se deja reposar de 5 a 10 minutos, para hojas y flores, y de 10 a 20 minutos para las raíces. Beber entre 2 y 4 tazas por día. Recuerda informar a tu médico acerca de cualquier terapia a base de hierbas que pueda estar utilizando, ya que las mismas pueden interferir con los medicamentos convencionales.

  • Arándano rojo(Vaccinium macrocarpon) extracto estandarizado, 300 – 400 mg al día.
  • Té verde (Camellia sinensis) extracto estandarizado de 250 – 500 mg al día, por sus efectos antioxidantes e inmunitarias. Utiliza productos sin cafeína. También puedes preparar infusiones o té.
  • Cardo mariano (Silybum marianum) Extracto de semilla estandarizada, 80 – 160 mg, 2 a 3 veces al día, para apoyar el proceso de desintoxicación.

Otras hierbas que te pueden brindar alivio sintomático son: Buchú (Agathosma betulina), Uva de oso (Arctostaphylos uva-ursi), Toronjil (Melissa officinalis), Avena (Avena sativa), Hipérico o Hierba de San Juan (Hypericum perforatum), Arándano (Vaccinium myrtillus) y Equinácea de hoja estrecha (Echinacea angustifolia) .

Remedios Homeopáticos

Algunos de los remedios más utilizados para los cálculos renales son los que se enumeran a continuación y en dosis de 3 – 5 gránulos de potencia 12X a 30C, cada 1 a 4 horas, hasta que los síntomas mejoren.

  • Berberis para dolores agudos que irradian hasta la ingle
  • Colocynthis para el dolor mejora cuando se inclina hacia adelante
  • Ocimum para las náuseas y vómitos causados por el dolor

Debe consultar a un médico si:

  • los cálculos no son expulsados después de un período de tiempo razonable y causan dolor constante
  • la piedra es demasiado grande para salir por su cuenta
  • bloquean el flujo de orina
  • causa infección del tracto urinario
  • Daña el tejido renal o causa sangrado constante
  • se determina, luego de estudios con rayos X, que las piedras aumentan de tamaño

Receta de la medicina popular

Según la medicina popular, las infusiones preparadas con semillas de sandía se recomiendan como un estimulante para limpiar y purificar los riñones y la vejiga.

Por lo menos una vez al día, tres veces a la semana, tomar una infusión de semillas de sandía. Verter medio litro de agua hirviendo sobre una cucharada de semillas molidas o trituradas; dejar reposar por 5 minutos. Una vez que se enfríe, colar y beber. Puede endulzar con un poco de miel para mejorar el sabor.

Te recomendamos