Tragar chicle puede obstruir los intestinos?

¿Tragar chicle o goma de mascar puede realmente obstruir los intestinos? R: Sí, pero no es muy común que eso suceda.

El consejo de las mamás por generaciones: «No te tragues el chicle porque se te puede quedar pegado en el estómago y luego terminaremos en la sala de emergencias!!!»

Pero, ¿ qué es lo que realmente pasa si uno traga chicle? En la mayoría de los casos, no pasa nada. Mucha gente tiene el hábito de tragarse la goma de mascar, pero las complicaciones son poco comunes. Sin embargo, hay casos documentados de personas que tragaron chicle – cantidades considerables – y terminaron con un bloqueo en el intestino.

El viaje de la goma de mascar por el sistema digestivo

Para entender mejor sobre los posibles peligros de la ingestión la goma de mascar, tenemos que entender como ésta viaja de un extremo del sistema digestivo al otro.

El chicle o la goma de mascar, se compone de una base de goma a la que se le incluyen ingredientes, tales como grasas, emulsionantes, ceras, antioxidantes, rellenos, colorantes, saborizantes, conservantes y edulcorantes. Los primeros chicles se elaboraban con resinas de árbol, pero hoy en día, la base de goma es, usualmente, sintética. No nos debe extrañar que contengan elastómeros sintéticos como el caucho de butilo y poliisobutileno, elementos que le dan a la goma de mascar su textura familiar.

Cuando masticamos chicle, engañamos al cuerpo haciéndole creer que va a recibir comida, y éste, se prepara para la digestión. Las glándulas salivales son estimuladas, se libera saliva en la boca y las enzimas comienzan a digerir los ingredientes más solubles de la goma, como los azúcares. Pero la base de goma permanece en gran medida sin digerir.

Mascar chicle también acelera la peristalsis -la onda de contracciones musculares coordinadas que empuja la comida desde un extremo del tubo digestivo al otro.

Por lo tanto, si ignoramos el consejo de mamá y tragamos el chicle, el peristaltismo se hace cargo. Lleva la masa indigesta de la goma de mascar a través del esófago, hasta el estómago, donde se agita durante unas cuantas horas, y luego a lo largo de los intestinos, hacia el recto y finalmente, hacia el inodoro. El paso se hace más fácil debido a que la la goma de mascar se mueve junto con la bilis, enzimas pancreáticas y otros fluidos. Además, los intestinos no son tan pegajosos como la gente cree.

¿Qué es un bezoar?

Algunas personas ingieren grandes cantidades de goma de mascar, durante largos períodos de tiempo. En esas condiciones si podría convertirse en una masa no digerible denominada bezoar. Puede comenzar como un pequeño bulto pero si continuamos tragándolo, puede pegarse y crecer como una bola de nieve.

Más común, pero aún poco frecuente, son las complicaciones en los niños. La razón es que los niños pequeños no entienden que no deben tragarse la goma de mascar, y además, son más propensos a tragarse otros objetos pequeños que se pegan a la masa de goma, formando un bezoar aún más grande, y como sus intestinos son más estrechos que en los adultos, las probabilidades de que el bezoar se quede atascado en los intestinos es mayor.

¿Cuándo preocuparse?

¿Cuándo deben empezar a preocuparse los padres? Si su niño empieza a sufrir de estreñimiento y usted sabe que ha estado tragando chicle, menciónelo a su médico de cabecera, en su próxima visita. Ahora bien, si usted nota que el malestar del niño está acompañado por un montón de babeo, malestar severo o vómito incontrolado (amarillo o verde), lleve a su hijo a la sala de emergencias ya que podría indicar un bloqueo intestinal.

Conclusión

Lo mejor es seguir el consejo de mamá y prevenir estas situaciones asegurándose de que los niños sepan que no se deben tragar la goma de mascar!

Te recomendamos