Tinturas herbales

La preparación de infusiones o tés es un asunto cotidiano para casi todo el mundo. El problema es que se deben beber de inmediato. Las tinturas herbales, también llamadas tinturas madres, en cambio, se preservan por mucho tiempo. Son preparaciones de hierbas en las que se preservan extractos de la planta en alcohol.

El beneficio de usar hierbas medicinales en forma de tintura es que los principios activos de las plantas actúan más rápido que cuando se preparan en infusiones u otros métodos.

A diferencia de los extractos, las tinturas son soluciones de agua-alcohol de menor concentración. La fuerza de la mezcla del alcohol determina cuantos ingredientes activos de la hierba terminan en el producto final. La concentración más efectiva para muchas hierbas se encuentra entre el 40% y 60% de alcohol por volumen.

Una vez preparadas las tinturas, éstas nos permiten disfrutar de los prodigios de las hierbas en cualquier momento y por, apenas, céntimos al día.

Fórmula básica

Para preparar tinturas en casa se puede utilizar vodka, la cual es una combinación de agua pura y alcohol etílico (también llamado etanol o alcohol de grano, alcohol para el consumo humano).

En los licores, la palabra «proof» – en español: graduación alcohólica -, junto a un número, indica el doble del porcentaje de alcohol. En otras palabras, un vodka «proof» 80 es 40% de alcohol y 60% de agua, una proporción considerada ideal para las tinturas.

Use un frasco de vidrio grande con tapa de rosca. Coloque la hierba (previamente picada) hasta llenar casi la mitad del recipiente. Mientras más voluminosa sea la hierba, más cantidad debe colocar en el frasco. Luego, vierta el vodka hasta llegar casi al tope, dejando un poco de espacio que permita agitar cuidadosamente la mezcla una vez esté el frasco tapado.

Etiquete el frasco con los datos más importantes: nombre común de la planta, nombre científico, fecha de elaboración.

Ponga el frasco en un lugar oscuro y seco, fuera del alcance de los niños. Si usa las partes blandas de la planta – hojas, flores, retoños, frutos – deje reposar por 21 días; si usa las partes duras – corteza, raíz, tallos, semillas -, deje reposar por 28 días.

Mueva con cuidado el frasco, diariamente o cada 2 días, para que la planta libere sus elementos activos.

Una vez concluido el proceso (3 ó 4 semanas) filtre el producto usado un lienzo de algodón limpio para atrapar la materia vegetal y ponga el líquido en otro frasco de vidrio (preferiblemente color ambar) de igual tamaño y previamente esterilizado. Etiquete este segundo frasco con los mismos datos del primero e incluya la fecha en que se filtró la tintura. La vida útil de esta tintura será de aproximadamente 2 años.

De este segundo frasco puede envasar otros de menos tamaño, por ejemplo, frascos color ambar con goteros de 20, 30 ó 40 mililitros.

La dosis convencional de tintura, para la mayoría, consta de uno o dos goteros por día, directamente en la boca, debajo de la lengua o mezclado con agua o té. Aquellos que necesitan evitar el alcohol deben verter la tintura en un vaso de agua caliente y dejar reposar hasta que se enfríe lo suficiente para beber. Esto ayudará a evaporar parte de su contenido de alcohol.

ALERTA

NUNCA utilice alcohol isopropílico ( el que se compra en farmacias ). Un par de sorbos de este alcohol pueden ser FATALES.

Te recomendamos