Terapia energética: los chakras

Los seres humanos tenemos centros energéticos a lo largo del cuerpo que se conectan a los principales órganos o glándulas y los cuales regulan otras partes del cuerpo. Cada uno de estos centros de energía se denomina chakra (palabra sánscrita que significa rueda).

Un chakra es similar a un vórtice que gira en movimiento circular formando un vacío en el centro que atrae cualquier cosa que se encuentre en su nivel vibratorio particular.

Se dice que nuestro cuerpo contiene cientos de chakras claves para el funcionamiento del organismo. Estas “ruecas” atraen información codificada desde nuestro entorno. La información codificada puede ser de cualquier tipo: desde una vibración de color hasta la radiación ultravioleta, desde una señal de radio o microondas hasta el aura de otra persona. En esencia, nuestros chakras reciben la salud a partir del medio ambiente, incluyendo a las personas que están a nuestro alrededor (es por eso que los estados de ánimo de otras personas nos pueden afectar). Además, nuestros chakras también irradian energía vibratoria.

Se estima que tenemos siete chakras principales y que cada uno de éstos se conecta a nuestro ser a través de diferentes niveles: físico, emocional, mental y espiritual. En el nivel físico, cada chakra gobierna a un órgano o glándula principal y éste se conectan a otras partes del cuerpo las cuales tienen resonancia con la misma frecuencia.

Cada sistema corporal, sistema de órganos y de glándulas está conectado a un chakra y cada chakra está conectado a una frecuencia vibracional del color. Por ejemplo, el chakra corazón gobierna la glándula del timo pero también está a cargo del funcionamiento del corazón, pulmones, sistema de bronquios, ganglios linfáticos, sistema circulatorio secundario, sistema inmune, al igual que los brazo y las manos. Este chakra resuena con el color verde.

Los siete chakras principales están alineados a lo largo de la columna vertebral. Si hay perturbaciones en cualquier nivel, esto se manifiesta en el nivel de vitalidad del chakra. Además cada uno de los siete chakras principales es su propio centro de inteligencia lo cual significa que cada chakra está asociado no sólo con nuestra salud física, sino que también controla aspectos de nuestro sistema emocional, mental y de creencias.

Los nombres de los siete chakras principales y los órganos maestros que cada uno de ellos gobierna es el siguiente:

Cuando parte de un chakra está fuera de sincronía puede afectar sus otras partes y, posiblemente, sus chakras vecinos. Un chakra que está fuera de equilibrio, por lo general, significa que está demasiado activo o demasiado inactivo, o posiblemente congestionado o bloqueado. Cuando esto ocurre, generalmente se siente en el plano mental, emocional y/o físico y se manifiesta como enfermedad. Para ayudar a equilibrar un chakra, ya sea en el nivel emocional, intelectual, físico o espiritual – necesitamos introducir vibraciones que resuenen con su misma frecuencia.

Te recomendamos