Terapia de Reemplazo Hormonal

Piénsalo bien!

Los síntomas son la manera que tiene el cuerpo de hablar con nosotros para decirnos que algo en particular necesita de nuestra atención! Es su manera de decirnos que existen “obstáculos” que deben ser sorteados, que hay algún exceso o alguna deficiencia. Los síntomas son su manera de advertirnos que debemos atenderlo y restablecerlo a su estado “normal” de salud.

Con esto llegamos al tema que nos ocupa: las hormonas y la terapia de reemplazo hormonal (TRH)! El tema ha creado innecesaria confusión y preocupación entre las mujeres. Por eso que lo primero que hay que aclarar es por qué se utiliza el concepto de “reemplazo”. Se reemplaza lo que se ha perdido, por eso nos preguntamos … ¿Reemplazar qué? ¿Acaso se perdieron nuestras hormonas? ¿Será que, por error, las dejamos en la casa de una amiga o algún familiar y apenas ahora es que nos percatamos de ello? La respuesta es NO!

Nuestros cuerpos tienen la capacidad para elaborar la cantidad de hormonas necesarias para cada etapa particular de nuestras vidas. Cuando se presentan problemas hormonales, el problema es uno de “restauración de funciones” y no de reemplazo.

La realidad es que cuando las mujeres experimentan dificultades extremas durante las transiciones NORMALES hormonales, esto usualmente se debe a influencias subyacentes que hacen que la salud quede FUERA DE BALANCE y este enfoque del reemplazo de hormonas no ayuda a las mujeres a vivir vidas más largas o más saludables.

Lo que menos necesitan las mujeres durante una fase de transición hormonal natural son más hormonas. De hecho, este curso de acción puede, inclusive, ser perjudicial. Los desequilibrios hormonales no sólo pueden causar síntomas desagradables si no que también pueden causar cáncer, enfermedades del corazón, osteoporosis, y enfermedad de Alzheimer.

Los problemas hormonales de las mujeres no son problemas que surgen de la noche a la mañana. Tienen mucho que ver con el entorno y el estilo contemporáneo de vida. La contaminación, el estrés, la calidad de los alimentos, la forma en que nos alimentamos y las prácticas médicas predominantes terminan haciendo estragos en nuestros sistemas corporales.

La buena noticia es que si logramos comprender cuales son los factores que causan los desbalances podemos tomar decisiones acertadas con respecto terapias seguras que están a nuestra disposición y que nos peden ayudar a restablecer el equilibrio interno de nuestro cuerpo; podemos eliminar los síntomas molestos e irritantes, podemos prevenir otras enfermedades y podemos aumentar nuestro bienestar y calidad de vida en general.

En conclusión, antes de ir a la farmacia a comprar medicamentos de Reemplazo hormonal, haz un inventario interno para ver cual es tu estado actual! Pregúntate lo siguiente: ¿En que estado están las bases de tu vida?, ¿hay alguna grieta aparente? ¿Cómo es tu régimen de ejercicios? ¿Estas involucrada en actividades de re-creación? ¿Cómo manejas el estrés de tu vida? ¿Te mantienes hidratada? ¿Descansas adecuadamente?¿Es tu sueño reparador? ¿Cómo es tu alimentación?¿cómo es tu dieta? ¿Es hora de una limpieza de dos semanas? ¿Cómo está tu digestión? ¿Absorbes los nutrientes que necesitas y eliminas los productos de desecho con regularidad? ¿Te diviertes con regularidad? ¿De que calidad son tus mis relaciones, contigo misma, con los demás? ¿Cómo es tu vida espiritual?

Escuchar a tu cuerpo, responder a estas preguntas de la manera más honesta posible y aumentar el conocimiento de tu vida en vez de aumentar tus hormonas de manera artificial podría ser la clave para restablecer equilibrio en tu salud y lograr bienestar!

Te recomendamos