Silybum marianum (L.)

El cardo mariano es originario de Europa y Asia, pero se ha naturalizado en América del Norte y del Sur.

La planta crece entre 1,5 y 3 m de altura y tiene hojas grandes y espinosas. Al romperse, las hojas y los tallos exudan una savia lechosa. Las flores de color púrpura rojizo están surcadas de espinas agudas. La parte que se usa como fármaco incluye las frutas brillantes y con manchas, de tono negro o gris, las cuales son a veces llamadas semillas. Estos constituyen la parte del cardo, junto con sus mechones plateados, que no son parte de la preparación del extracto.

El cardo mariano se ha usado, medicinalmente, desde el siglo cuarto antes de Cristo. Su uso en el tratamiento de las enfermedades hepatobiliares se remonta a la década de 1700, y su uso como un protector del hígado se remonta a las referencias griegas. Plinio el Viejo, escritor romano del siglo primero (AD 23-79), señaló que el jugo de la planta era excelente para «la producción de la bilis.» El herborista Inglés del siglo 17, Nicholas Culpepper, dejó por escrito sobre los beneficios del cardo mariano en el tratamiento de la ictericia y para la eliminación de obstrucciones del bazo e hígado. El sistema médico Eclectico ( del siglo 19 al 20) utilizaba el cardo mariano para tratar las venas varicosas, dificultades menstruales y la congestión en el hígado, el bazo y los riñones. En la homeopatía, una tintura de las semillas se ha utilizado para tratar trastornos del hígado, ictericia, cálculos biliares, peritonitis, hemorragia, bronquitis y venas varicosas. Se considera que el fruto, el tallo y las semillas tienen valor medicinal.

Los primeros colonizadores introdujeron el cardo mariano a América del Norte. La planta se cultivaba en Europa y las hojas (sin espinas) aún se utilizan en ensaladas como vegetales; los tallos y partes de la raíz también se consumen. La flor se come al estilo «alcachofa.» Las semillas tostadas se usan como sustituto del café.

Información

{slider=Botánica}

Familia Asteraceae.

Nombre en Inglés: Milk Thistle.

Nombre en Chino:Shui Fei Ji

Silybum marianum (L.) (abrepuño, alcachofa, alcarcil borriquero, alcauciles, argolla, arzolla, bedegar, cardancha, cardancho, cardanchos, cardencha, cardincha, cardinchas, cardincho, cardo, cardomarino, cardo blanco, cardo borde, cardo borriqueño, cardo borriquero, cardo burral, cardo burreño, cardo burrero, cardo capotero, cardo capotudo, cardo de argolla, cardo de asno, cardo de borrico, cardo de burro, cardo de maría, cardo de Santa María, cardo lechal, cardo lechar, cardo lechero, cardo manchado, cardo maría, cardo mariano, cardo marinapo, cardo meriano, cardoncha, cardo pelotero, cardo pinto, cardo platero, cardos alcachoferos, cardo santo, cardo zapero, carduncho, cartamo marino, cártamo mariano, escarciles, escardancha, hedegar, lechero, mariana, molinillo, penca, pescaico, pincho burrero, pincho vulanero, silybo.)

{/slider} {slider=Usos/Dosis}

Las investigaciones sugieren posibles aplicaciones clínicas para la silimarina, un extracto de flavonoides del cardo mariano, en el tratamiento de la hepatitis relacionada con el alcohol y en casos de toxicidad derivada del envenenamiento por el hongo Amanita, para la diabetes, y el cáncer.

El consumo, en forma oral, de cardo mariano (estandarizado para 70% y el 80% de silimarina) 420 mg / día en dosis divididas se considera segura para un máximo de 41 meses. Altas dosis de cardo mariano se ha utilizado dentro de los límites de los ensayos clínicos.

{/slider} {slider=Contraindicaciones}

La Silibinina inhibe enzimas fase 1 y 2 e inactiva los citocromos P450 3A4 y 2C9, posiblemente a través de un mecanismo irreversible. A pesar de el uso generalizado cardo mariano, no hay informes sobre casos de interacciones clínicamente significativas. Estudios realizados, en gran medida entre voluntarios sanos, han evaluado el efecto del cardo mariano junto con medicamentos usualmente recetados. Estos medicamentos incluyen antirretrovirales (especialmente indinavir), digoxina, ranitidina, losartan, y metronidazol. La mayoría de los estudios no han reportado ningún efecto clínico. El cardo mariano si puede disminuir las concentraciones plasmáticas de indinavir, sin embargo, es poco probable pueda interferir con el tratamiento.

Es importante tener cuidado al usar el cardo mariano, especialmente con dosis más altas o junto con medicamentos de estrecho margen terapéutico.

No se debe utilizar durante el embarazo o la lactancia materna ya que no hay suficiente evidencia clínica sobre su seguridad en esto casos.

{/slider} {slider=Evidencia}

Las partes utilizables del cardo mariano son las semillas y las partes aéreas. La semilla es la parte más comúnmente utilizada de modo medicinal. La silimarina, el componente activo de la semilla del cardo mariano, se compone de cuatro flavonolignanos llamados silibinina (silibinina, silybin), isosilybinin, silichristin (silicristina) y silidianina. La silibinina constituye alrededor del 70% de silimarina. Cuando se ingiere, la silimarina sufre recirculación enterohepática y tiene concentraciones más altas en las células del hígado.

La silimarina es un potente inhibidor del factor de necrosis tumoral (FNT). La citotoxicidad, la inflamación, y la apoptosis inducida por el FNT son efectivamente bloqueadas por la silimarina. Aunque el mecanismo de este efecto no está claro, probablemente involucra señalización intracelular. La Silibinina es un antioxidante, un depurador de radicales libres, y un inhibidor de la peroxidación lipídica. In vitro, la silibinina ha demostrado una afinidad por la unión a la p-glicoproteína, un transportador que se cree que participa en la resistencia de las células cancerosas a los fármacos.

Varias actividades parecen contribuir al efecto terapéutico de la silimarina sobre las enfermedades hepáticas. La silimarina parece causar una alteración de la membrana celular exterior de los hepatocitos que impide la penetración de toxinas. También estimula la polimerasa nucleolar A, lo que resulta en un aumento de la síntesis de proteína ribosomal, que puede estimular la regeneración del hígado y la formación de nuevos hepatocitos. También hay alguna evidencia que sugiere que la silimarina podría tener efectos antifibróticos, antiinflamatorio, inmunomodulador lo cual podría ser beneficioso en enfermedades hepáticas.

La silimarina y la silibinina inhiben la beta-glucuronidasa, lo que podría ayudar a proteger contra las lesiones hepáticas y posiblemente contra el cáncer de colon. La inhibición de la beta-glucuronidasa se cree que reduce la hidrólisis de los glucurónidos en metabolitos tóxicos en el hígado y el intestino. La evidencia preliminar indica que los constituyentes del cardo mariano podrían proteger contra el daño renal. In vitro, la silibinina y silicristina pueden proteger a las células de riñón de fármacos nefrotóxicos tales como acetaminofeno, cisplatino, y vincristina. La Silibinina y la Silicristina también parecen tener un efecto regenerador sobre las células renales, similar a los efectos sobre las células hepáticas.

El constituyente de la silimarina parece disminuir la resistencia a la insulina, reducir la glucosa en sangre y los niveles de lípidos en pacientes con diabetes . Esto se cree que es debido a los efectos antioxidantes de la silimarina. Algunas investigaciones sugieren que el estrés oxidativo puede contribuir a la disfunción de las células beta del páncreas, la reducción de la secreción de insulina y la resistencia a la insulina. Se teoriza que la silimarina podría reducir este daño oxidativo.

{/slider} {slider=Química}

El extracto de cardo mariano se compone de 65% a 80% de silimarina. El resto consiste en polifenoles y ácidos grasos, tales como el ácido linoleico. La silimarina es un complejo de al menos 7 flavolignanos, incluyendo la silibinina, silicristina, y silidianina (silidianina) y el flavonoide taxifolina. Las Silibina A y B, los diastereoisómeros de silibinina, se consideran los componentes biológicamente más activos, aunque la isosilibinina puede ser más potente.

{/slider}

Galería de Imágenes

{gallery}plant_data_base/cardus-marianus{/gallery}


{slider=Bibliografía}

  1. Fructus Silybi Mariae. In: WHO Monographs on Selected Medicinal Plants . Vol 1. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 1999:300-316.
  2. Kroll DJ, Shaw HS, Oberlies NH. Milk thistle nomenclature: why it matters in cancer research and pharmacokinetic studies. Integr Cancer Ther . 2007;6(2):110-119.
  3. Kren V, Walterová D. Silybin and silymarin—new effects and applications. Biomed Pap Med Fac Univ Palacky Olomouc Czech Repub . 2005;149(1):29-41.
  4. Gazák R, Walterová D, Kren V. Silybin and silymarin—new and emerging applications in medicine. Curr Med Chem . 2007;14(3):315-338.
  5. Halbach G, Görler K. Separation of flavonoids from the fruits of St Mary’s distel ( Silybum marianum ) [in German]. Planta Med . 1971;19(4):293-298.
  6. Khafagy SM, Salam NA, Hamid RA. Constituents of Silybum marianum (L.) Gaertn. (Compositae). Sci Pharm . 1981;49:157-161.
  7. Varma PN, Talwar SK, Garg GP. Chemical investigation of Silybum marianum . Planta Med . 1980;38(4):377-378.
  8. Venkataramanan R, Ramachandran V, Komoroski BJ, et al. Milk thistle, a herbal supplement, decreases the activity of CYP3A4 and uridine diphosphoglucuronosyl transferase in human hepatocyte cultures. Drug Metab Dispos 2000;28:1270-3.
  9. Boerth J, Strong KM. The clinical utility of milk thistle (Silybum marianum) in cirrhosis of the liver. J Herb Pharmacother 2002;2:11-7.
  10. Manna SK, Mukhopadhyay A, Van NT, Aggarwal BB. Silymarin suppresses TNF-induced activation of NF-kappa B, c-Jun N-terminal kinase, and apoptosis. J Immunol 1999;163:6800-9.
  11. Flora K, Hahn M, Rosen H, Benner K. Milk thistle (Silybum marianum) for the therapy of liver disease. Am J Gastroenterol 1998;93:139-43.
  12. Maitrejean M, Comte G, Barron D, et al. The flavanolignan silybin and its hemisynthetic derivatives, a novel series of potential modulators of P-glycoprotein. Bioorg Med Chem Lett 2000;10:157-60.
  13. Anon. Milk thistle: Effects on liver disease and cirrhosis and clinical adverse effects. Summary, Evidence Report/Technology Assessment: Number 21, September 2000. Agency for Healthcare Research and Quality, Rockville, MD. Available at: http://www.ahrq.gov/clinic/epcsums/milktsum.htm
  14. Kim DH, Jin YH, Park JB, Kobashi K. Silymarin and its components are inhibitors of beta-glucuronidase. Biol Pharm Bull 1994;17:443-5.

{/slider}

Te recomendamos