Resfriados y gripe (influenza)

El resfriado «común» se llama así porque es común que la gente se resfríe. En el caso de los niños, éstos suelen tener entre 6 y 10 resfriados por año. Los adolescentes y los adultos sufren al menos de 2 a 4 al año y los adultos mayores de 60 años, se resfrian por lo menos una vez.

La influenza es mucho más grave y ocurre con mucha menos frecuencia que los resfriados. Existen más de 200 virus diferentes que pueden causar el resfriados. El rinovirus es el más común y es responsable de 30% a 50% de todos los casos. Se transmite por contacto físico y por vía aérea. Por otro lado, la influenza es causada por 3 tipos de virus: Influenza A, influenza B e influenza C y difieren por la severidad de los síntomas.

  • El virus de influenza A es responsable de pandemias, brotes de influenza que se extienden por todo el mundo; causan enfermedad severa y un número significativo de muertes, incluso en personas jóvenes. La «gripe porcina» H1N1 es una cepa de la influenza A virus.
  • El virus de influenza B no causa pandemias, pero si suele causar enfermedad grave en ancianos y en pacientes de algo riesgo.
  • El virus de influenza C causa enfermedad leve, y no tiene variación estacional.

Los virus del resfriado y la influenza se transmite generalmente por el contacto de las manos con secreciones que contienen el virus, ya sea directamente de una persona infectada o indirectamente de las superficies de medio ambiente, tales como teléfonos, pomos de las puertas, etc. El frotamiento posterior de los ojos o la nariz causa la infección. La transmisión viral también puede producirse mediante inhalación. Los aerosoles (causados por estornudos o tos) de una persona infectada entran en el tracto respiratorio de un nuevo huésped y comienzan la colonización.

Los virus colonizan las células respiratorias, provocando la liberación de señales del sistema inmune, tales como histamina, leucotrienos, interleucinas, factor de necrosis tumoral, y otras citoquinas. Los virus de la influenza causan grandes daños en el epitelio respiratorio. En contraste, el rinovirus responsable de los resfriados no causa cambios en el tejido respiratorio. Sin embargo, los síntomas pueden ser causados ​​por la respuesta inflamatoria del cuerpo al mismo virus.

Como regla general, los resfríos suelen comenzar con dolor o picazón en la garganta, estornudos, secreción y congestión nasal. La otitis y sinusitis pueden ser secuelas de un resfriado. La influenza, por otro lado, suele comenzar con un repentino dolor de cabeza, fiebre, mialgia y malestar general. Las complicaciones posibles de la influenza incluyen la neumonía viral y neumonía bacteriana secundaria.

Síntomas de resfriados e influenzas

Síntoma Resfriado Influenza
Comienzo Gradual Abrupto
Dolor de cabeza leve, poco común severo, común
Fiebre Poco común, incremento de 0.5 – 1°C Común 37.7 a 40°C (100 a 104° F)
Dolores musculares y de huesos Poco común Común
Malestar general Leve a moderado, de corta duración Severo
Fatiga, debilidad Leve a moderado Común, de 2 a 3 semanas de duración
Tos (seca) Leve a moderado Común, severo
Molestia en el pecho Leve a moderado Común, severo
Inapetencia Poco común Común
Congestión Nasal Común Ocasional
Estornudo Común Ocasional
Dolor de garganta Común Ocasional

National Institute of Allergy and Infectious Diseases.

Tácticas para la prevención

  • Si puedes, vacúnate contra la influenza.
  • Evita el contacto con personas enfermas, tanto como sea posible.
  • Lávate las manos y entre los dedos, con frecuencia (entre 1 y 2 minutos con agua tibia y jabón o con geles a base de alcohol), en especial cuando estés cerca de pacientes infectados con influenza o cuando te encuentres en lugares públicos.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca para evitar la autoinoculación del virus.
  • Tápate la boca y la nariz con pañuelos desechables al estornudar. Si no tienes pañuelos, utiliza el pliegue de tu codo.
  • Ventila bien tus habitaciones.
  • No uses antibióticos. Los resfriados y la influenza son causados por virus. Los antibióticos sólo son eficaces contra las bacterias. No hay evidencia de que los antibióticos acorten la duración o disminuyan los síntomas de un resfriado o de la influenza

REMEDIOS NATURALES

A pesar de existe evidencia que ciertos remedios naturales pueden mejorar la respuesta a la vacunación contra la influenza o pueden reducir la duración o la gravedad de los síntomas, en el caso de infección por la influenza N1H1, los remedios naturales SOLO DEBEN SER UTILIZADOS como complemento de los medicamentos y tratamientos convencionales y bajo la supervisión de un profesional calificado.

  • Panax Ginseng – También conocido como ginseng asiático, podrían tener efectos inmunoestimulantes. Alguna evidencia sugiere que podría proteger contra los resfriados y mejorar la respuesta a la vacuna contra la influenza. Tomar ginseng Panax 100 mg / día comenzando 4 semanas antes de la vacunación y durante 8 semanas después, parece reducir el riesgo de contraer tanto resfriados como la influenza. Se cree que el Panax ginseng podría aumentar la respuesta de anticuerpos a la vacunación.
  • Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium animalis – Algunas investigaciones clínicas demuestran que los niños de 3 a 5 años que asisten a las guarderías tienen significativamente menos síntomas respiratorias de tipo gripal cuando se les da la leche que contiene una combinación de Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium animalis . Los niños que toman este producto tienen un 45% menos de riesgo de sufrir fiebre, tos o rinorrea. La duración de los síntomas también fue más corta.
  • Echinacea purpurea. La equinácea parece tener efectos inmunoestimulantes y anti-inflamatorios que podrían ayudar a reducir los síntomas del resfriado. Tomar preparaciones de equinácea parece reducir modestamente la severidad y duración de los síntomas, posiblemente en aproximadamente 10% a 30%. En su conjunto, la mejor evidencia parece ser de preparaciones con la especies de Echinacea purpurea.
  • Sambucus nigra. El Saúco podría ser útil en el tratamiento de la influenza. El Saúco tiene efectos antivirales e inmunomoduladores. La baya del saúco parece aumentar la producción de citoquinas inflamatorias, tales como interleuquinas y el factor de necrosis tumoral. También parece prevenir la unión del virus a las células, similar a los inhibidores de la neuraminidasa. El Saúco es activo frente a la influenza A y B. Una nueva investigación muestra que el extracto de fruta de la baya del saúco también tiene actividad in vitro contra la «gripe porcina» influenza A H1N1. Es importante hacer notar que el saúco podría exacerbar las enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, el lupus eritematoso sistémico (LES) y la artritis reumatoide (RA) por lo que no es recomendado en estos casos.

Evitar la enfermedad en primer lugar, siempre será más efectivo que cualquier tratamiento disponible.


Bibliografía
  1. Treanor, JJ. Influenza virus. In: Principles and Practices of Infectious Diseases, 5th ed. Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. New York, NY: Churchill Livingstone; 2000. pgs. 1823-49.
  2. Scaglione F, Cattaneo G, Alessandria M, Cogo R. Efficacy and safety of the standardized Ginseng extract G115 for potentiating vaccination against the influenza syndrome and protection against the common cold. Drugs Exp Clin Res 1996;22:65-72.
  3. Leyer GJ, Li S, Mubasher ME, et al. Probiotic effects on cold and influenza-like symptom incidence and duration in children. Pediatrics 2009;124:e172-e179.
  4. Tragni E, Tubaro A, Melis S, Galli CL. Evidence from two classic irritation tests for an anti-inflammatory action of a natural extract, Echinacina B. Food Chem Toxicol 1985;23:317-9.
  5. Linde K, Barrett B, Wolkart K, et al. Echinacea for preventing and treating the common cold. Cochrane Database Syst Rev 2006;(1):CD000530
  6. Barak V, Halperin T, Kalickman I. The effect of Sambucol, a black elderberry-based, natural product, on the production of human cytokines: I. Inflammatory cytokines. Eur Cytokine Netw 2001;12:290-6.
  7. Roschek B, Fink RC, McMichael MD, et al. Elderberry flavonoids bind to and prevent H1N1 infection in vitro.Phytochemistry 2009;70:1255-61.
  8. Zakay-Rones Z, Thom E, Wollan T, Wadstein J. Randomized study of the efficacy and safety of oral elderberry extract in the treatment of influenza A and B virus infections. J Int Med Res 2004;32:132-40.

Te recomendamos