Reiki

El Reiki es un método de sanación practicado en el Tíbet desde hace miles de años. Es diferente de muchos otros métodos de curación natural ya que se basa únicamente en la energía universal o fuerza de vida, la cual se guía hacia el paciente a través del tacto simple o la colocación de las manos.

El Reiki que se conoce hoy en día se llama Usui Reiki, y fue ideado en el siglo 19 por un doctor japonés llamado Mikao Usui. El Dr. Usui pasó 14 años investigando el budismo tibetano y muchas otras filosofías orientales con la finalidad de perfeccionar su método. Este ha ha dado lugar a, al menos, 1000 diferentes ramas de Reiki en los últimos 20 años. Se ha demostrado que este sistema de curación tienen efectos poderosos.

En el Reiki, el practicante no es más que un canal que se conecta con el paciente para dirigir la energía universal a través de sus manos. Los practicantes profesionales pueden detectar desequilibrios de energía al colocar sus manos en las 12 posiciones más utilizadas en las sesiones de curación: hay cuatro en la cabeza, cuatro en la parte posterior del cuerpo y cuatro en la parte delantera. Cuando todos estos lugares han sido tocados por la mano guiadora es entonces que el equilibrio de la energía del cuerpo es restaurada. La idea que subyace el Reiki es que todo el mundo es capaz de aplicar el toque sanador. Incluso los niños pueden aprender a curar esta manera, sólo requiere la toma de conciencia del proceso de transmisión el cual que puede ser enseñado por un Maestro de Reiki.

Aunque muchas personas aún desestiman el potencial sanador del Reiki, el método ha crecido en popularidad, principalmente porque es 100% natural y se puede utilizar, de manera segura, en combinación con cualquier otro método de curación. Tanto los practicantes como los pacientes de Reiki alegan que éste promueve la curación natural, estimula el sistema inmunológico, equilibra las energías del cuerpo, ayuda a las personas a superar problemas emocionales y alivia el dolor. Incluso afirman que puede ser practicado a grandes distancias y a través del tiempo.

Para algunos médicos tradicionales el Reiki sólo representa un camino hacia la libertad espiritual. Sin embargo, aunque parezca sorprendente, en muchas salas de oncología ahora se permite que los pacientes participen en sesiones terapéuticas de Reiki ya que, según parece, les ayudarla a superar los efecto nocivos de la quimioterapia. Muy a pesar de que aún no hay pruebas «científicas» de que sea así y aunque para muchos los efectos relajantes del Reiki no son más que un efecto placebo, para muchos enfermos de cáncer estas sesiones de terapia son una via positiva que los ayuda a superar la dura prueba de los tratamientos contra el cáncer.

Te recomendamos