¿Qué es la RCP?

En una situación de emergencia, la RCP – o reanimación cardiopulmonar – puede ser una técnica realmente salva vidas.

La RCP es una parte importante de cualquier curso de primeros auxilios, y es algo que todos deben saber cómo hacer. ¿Por qué? Porque la RCP puede proporcionar los medios para mantener a una persona con vida el tiempo suficiente hasta que pueda recibir la atención médica profesional. Cuanto más tiempo el ser humano permanece sin oxígeno, más probable que un daño severo o, inclusive, la muerte, pueda ocurrir. Saber CPR – y realizarlo correctamente – puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Teniendo en cuenta lo relativamente simple que es realizar CPR, no hay ninguna razón por la que no debes aprender a hacerlo tú mismo.

Cómo Funciona la RCP

La RCP adecuada se lleva a cabo alternando compresiones torácicas con respiración boca a boca. Este proceso ayuda a empujar el oxígeno hacia los pulmones para que pueda ir al cerebro y mantener con vida a una persona. La técnica de RCP más común que se enseña en cursos de primeros auxilios involucra treinta compresiones y dos respiraciones profundas. Después de eso, el rescatador vuelve a realizar las compresiones torácicas, y a continuación, vuelve a dar dos respiraciones profundas. Este patrón se mantiene hasta que llegue la ayuda de emergencia. Es una técnica sencilla, pero saber cómo hacerlo correctamente es clave. Es recomendable tomar una clase de primeros auxilios.

¿Cuando es la RCP necesaria?

La RCP se puede utilizar en una amplia gama de situaciones de emergencia. Cuando alguien se ha ahogado, por ejemplo, tu puedes realizar la RCP hasta que la ambulancia u otra ayuda llegue. Un ataque al corazón que ha rendido a una persona incapaz de respirar puede ser contrarrestada mediante la RCP. Las sobredosis de drogas son otro ejemplo en el que la RCP puede salvar una vida. Hay literalmente cientos de diferentes momentos en los que esta técnica puede hacer una diferencia. El punto es mantener el oxígeno fluyendo en el cuerpo el tiempo suficiente para que puedan llegar a un hospital.

¿Por qué la RCP?

Un cerebro humano puede sobrevivir sólo un promedio de cinco minutos sin oxígeno antes de que sufre un daño permanente. Cuando se utiliza correctamente, la RCP puede aumentar drásticamente las probabilidades de que la víctima tenga una recuperación total y completa, incluso después de una lesión grave. Dejar que una herida permanezca inmóvil a la espera de ayuda puede aumentar su riesgo de manera significativa. Además, la RCP es una manera de tomar un enfoque proactivo durante una situación de emergencia. Es muy fácil de aprender y puede hacer una verdadera diferencia en la vida de otra persona. Tomar un curso de actualización periódica sobre la RCP y otras estrategias de primeros auxilios es muy recomendable también.

Nuevas directrices: Compresión torácicas primero

En el año 2010, la Asociación Americana del Corazón publicó nuevas directrices para la la reanimación cardiopulmonar (RCP) recomendando que se reorganizan los tres pasos del protocolo. El nuevo primer paso son las compresiones torácicas, seguido de el establecimiento de la vía aérea y por último la respiración boca a boca. Las nuevas directrices aplican a los adultos, niños y bebés, pero excluye los recién nacidos.

La nueva forma es CVR – compresiones, las vías aéreas y respiración.

He aquí una guía paso a paso para la nueva CPR:

  1. Llame a EMERGENCIAS o pídale a alguien más que lo haga.
  2. Trate de que la víctima responda, y si no lo hace, voltee a la persona boca arriba.
  3. Inicie las compresiones torácicas. Coloque el talón de su mano en el centro del pecho de la víctima. Ponga la otra mano encima de la primera, con los dedos entrelazados.
  4. Presione hacia abajo para que comprima el pecho, en adultos por lo menos 2 pulgadas y en niños y 1,5 pulgadas. El ritmo debe alcanzar 100 veces por minuto, o incluso un poco más rápido si es posible.
  5. Si ha sido entrenado en RCP, entonces puede abrir la vía aérea inclinando la cabeza hacia atrás y elevando el mentón.
  6. Cierre la nariz de la víctima con su pulgar y su índice. Tome una respiración normal, cubra la boca de la víctima con la suya para crear un sello hermético, y luego dar dos respiraciones de un segundo cada una, asegurándose que el pecho de la víctima se expanda.
  7. Continuar compresiones y respiraciones – 30 compresiones y dos respiraciones – hasta que llegue la ayuda.

COMPARTE este video con tus familiares y amigos. Recuerda que saber RCP puede ser la diferencia entre la vida y la muerte

{youtube}UdWGbzWsxI8{/youtube}

Te recomendamos