¿Qué es la quiropráctica?

La quiropráctica es un sistema completo de cuidado de la salud centrado en restaurar, preservar y optimizar la salud.

Mientras que la medicina convencional o “alopática” se centra en la curación de enfermedades a través de la cirugía y de productos farmacéuticos, el objetivo de la quiropráctica es optimizar la salud con un enfoque no invasivo que no usa drogas ni cirugía. El enfoque principal de la quiropráctica es la manipulación de la columna vertebral y el marco del cuerpo.

La columna vertebral es una estructura importante que alberga y le brinda protección a la médula espinal, mientras que proporciona la movilidad a la parte superior del cuerpo. Este doble requisito de resistencia y flexibilidad hace de la columna vertebral una estructura muy compleja, con múltiples articulaciones en cada segmento (las vértebras) que forman la espina dorsal.

Cuando estas articulaciones no están posicionadas o funcionando normalmente, pueden afectar a los nervios que salen de la columna vertebral. El cuidado quiropráctico asiste las irritaciones a lo largo de la columna vertebral reposicionando manualmente estas articulaciones. Y esto es lo que se conoce como “ajuste quiropráctico”. La palabra “quiropráctica” viene de las palabras griegas cheir (mano) y praxis (acción), lo que simplemente significa “hecho a mano”. Los quiroprácticos son profesionales con licenciatura, capacitados para diagnosticar y atender a pacientes. De igual manera, pueden referir a estos pacientes a otros profesionales de salud. Por consiguiente, evalúan continuamente a sus pacientes desde una perspectiva dual: Qué puede hacer por el paciente, así como, que otra atención necesita que va más allá de sus capacidades.

Los pacientes visitan a su quiropráctico, a veces, para simplemente aliviar irritaciones – para ser “ajustado”. Asimismo, las personas buscan atención quiropráctica para el dolor de espalda, dolores de cabeza, dolor en las articulaciones, síndrome del túnel carpiano, tendinitis, esguinces, así como por otras condiciones no músculo-esqueléticas incluyendo alergias, asma y trastornos digestivos. Algunos quiroprácticos se especializan más en ortopedia, lesiones deportivas, neurología, pediatría, nutrición, desórdenes internos, o de diagnóstico por imágenes.

¿Cuál es su filosofía?

Debido a la concentración de su atención hacia la columna vertebral, la profesión es a menudo definida por sus herramientas y por su forma de atención. La quiropráctica, sin embargo, no se limita sólo a la atención manual de la columna, aunque ciertamente ha construido una reputación de cuidar a ese pedazo problemático de la anatomía. En la quiropráctica, el cuidado de la columna vertebral y el sistema nervioso (que es de fundamental importancia en la salud humana) es la manera de optimizar la salud de todo el sistema humano y no sólo un medio para aliviar dolores de espalda.

La filosofía básica de la quiropráctica es que el cuerpo busca, de manera natural, el equilibrio adecuado entre todos los sistemas del cuerpo, y que estos sistemas están diseñados para trabajar juntos. Un segundo principio básico es que una estructura adecuada es necesaria para el funcionamiento correcto del organismo. Si una estructura se ve afectada la lesión o estrés, su función puede ser afectada adversamente.

Por ejemplo, cuando nuestra columna vertebral (estructura) no está pocisionada correctamente, puede irritar los nervios que salen de la columna vertebral. Y cuando los nervios espinales se irritan, no funcionan de manera adecuada y pueden afectar la función de los tejidos con los que interactúan. Este efecto “de los órganos” es el interés central en la atención quiropráctica. El alivio de la incomodidad localizada en el punto de la irritación es también un objetivo de la atención.

Por lo tanto la quiropráctica se centra en la integridad de la columna vertebral y sus tejidos circundantes como un medio para mejorar la función humana normal y la salud.

Te recomendamos