¿Qué es el Catabolismo?

El cuerpo se enfrenta a un estado catabólico durante las funciones metabólicas normales.

Este concepto, a diferencia del estado anabólico, define la descomposición de los alimentos y nutrientes para que tengan la capacidad de construir y añadir a los procesos de crecimiento de los tejidos y músculos.

El catabolismo

Entender el concepto del estado catabólico en el cuerpo humano puede ayudar a los ávidos entusiastas del fitness a alcanzar sus metas con mayor facilidad. Por ejemplo, si entiende que los músculos sufren una fase de ruptura debido a las hormonas liberadas durante cada entrenamiento, tendrá la capacidad de contrarrestar este fenómeno mediante el consumo de fuentes de nutrientes de alta calidad antes, durante o después de sus sesiones de ejercicio. En su forma más básica, el proceso catabólico implica cualquier cosa que de forma natural produce o induce la ruptura de moléculas más grandes en varios bloques de construcción más pequeños. Estas partes separadas eventualmente se combinan en un proceso conocido como el anabolismo, que beneficia en gran medida el crecimiento del tejido muscular.

El catabolismo y el anabolismo trabajan juntos de forma natural en el cuerpo humano con el fin de mantener un sano nivel de energía y el tejido muscular, duradero y funcional.

El proceso catabólico

Cuando los alimentos entran en el cuerpo, desde el primer momento, las moléculas de mayor tamaño se descomponen en otras más pequeñas. La digestión, en realidad, implica catabolismo. Una vez que las partículas de alimentos se descomponen en nutrientes más pequeños, estas cepas químicas liberan energía a través de un proceso de oxidación.

El proceso catabólico libera energía que trabaja para ayudar a mantener la actividad muscular adecuada. El proceso de oxidación que se produce durante el catabolismo ayuda a sintetizar los bloques de construcción químicos necesarios: trifosfato de adenosina (ATP). Múltiples moléculas de ATP les dan a las células el poder de transferir más energía producida durante el proceso catabólico hacia los procesos anabólicos. En otras palabras, el catabolismo actúa como el único proveedor de energía para la buena conservación y el crecimiento en casi todas las células.

Importancia del catabolismo

Aparte de ayudar a alimentar el cuerpo humano con la energía que es necesaria para crecer y funcionar, el catabolismo a veces actúa como un proceso negativo que puede dar lugar a efectos adversos para la salud. Esto no se produce a menudo, pero cuando el cuerpo tiene una tasa muy alta de catabolismo, en contraposición al anabolismo, el tejido muscular y los depósitos esenciales de grasa que se encuentran en el organismo se agotan. Por ejemplo, durante el reposo, el cuerpo tiende a recuperarse y permanece en un estado anabólico. Cuando el cuerpo no descansa adecuadamente, durante largos períodos de tiempo, como sucede durante el ejercicio vigoroso prolongado, el tejido muscular continua descomponiéndose. Sin una ingesta nutricional adecuada, el proceso natural de crecimiento y reparación de tejidos, no se llevará a cabo.

A pesar de que esto no suena particularmente problemático, la realidad es que, en esas situaciones, el cuerpo queda en un estado constante de desgaste. Cuando el tejido muscular del cuerpo aguanta tramos extensos de estado catabólico, se auto-consume en un intento de encontrar una fuente de energía almacenada.

Las personas cuyos estilos de vida son saludables, que consumen una dieta adecuada y que realizan actividad física no tienen problemas catabólicos. Sin embargo, los altos niveles de estrés, desequilibrios hormonales, la falta de reposo y las dietas inadecuadas, pueden provocar efectos adversos que dañan el equilibrio natural entre anabolismo y catabolismo.

Te recomendamos