Psoriasis: piel en modo «acelerado»

Normalmente, las células de la piel pasan por un ciclo de vida de un mes de duración. Las células nuevas se forman en lo profundo de la piel, y durante un período de, aproximadamente, 28 a 30 días hacen su camino hasta la parte externa de la piel. En ese momento las células viejas mueren y se desprenden por medio de las rutinas diarias, tales como ducharse y secarse con una toalla

La piel de una persona con psoriasis, sin embargo, está en modo «acelerado». El proceso, que normalmente ocurre en 28 días, ocurre en tan sólo 3 o 4, ocasionando una acumulación de células muertas en la superficie de la piel. Afortunadamente, esta aceleración suele ocurrir sólo en parches, sobre todo en el cuero cabelludo, la parte baja de la espalda, los codos, las rodillas y los nudillos. A estos parches secos, escamosos e irritados, se les llama placas.

Aún con todo el conocimiento médico avanzado en el mundo de hoy, las causas de esta enfermedad siguen siendo un misterio. En, aproximadamente, el 32 por ciento de los casos, hay historia familiar de la enfermedad, lo que significa que existe un vínculo genético significativo. Los médicos saben que hay factores específicos de estilo de vida que pueden desencadenar la psoriasis o empeorar los síntomas. El consumo de alcohol, el estrés, tener sobrepeso, los casos persistentes de faringitis estreptocócica, la ansiedad, algunos medicamentos, y las quemaduras solares tienden a hacer la psoriasis aún más insoportable.

La psoriasis no es contagiosa. Algunas personas sufren casos leves de la enfermedad que producen pequeños parches de escamas rojas localizados. Otros ven afectados grandes áreas de su cuerpo con escamas gruesas. Algunas personas pueden sufrir de psoriasis en las uñas, lo que hace que las mismas se deformen y en algunos casos que se separen de la piel. Inclusive, en algunos casos, las personas pueden desarrollar artritis psoriásica.

Hasta donde se sabe, la psoriasis no se cura del todo, sin embargo, algunos remedios caseros simples pueden ayudar a que su cuerpo se recupere más rápidamente de los brotes y pueden brindar alivio para los síntomas.

Recomendaciones generales

A continuación te presentamos algunos remedios caseros para la higiene de la piel irritada, para reducir el prurito y otros síntomas y, con suerte, para reducir el número de brotes de psoriasis.

Toma baños.

Ducharse, nadar, sumergirse en una bañera, la aplicación de compresas húmedas etc., sirve para rehidratar la piel y ayuda a suavizar y eliminar las escamas gruesas de la psoriasis. Dado que el espesor de la piel (crecimiento acelerado de células) puede actuar como una barrera que impide la penetración de medicamentos o de la luz ultravioleta, es de suma importancia eliminar las escamas. El remojo regular también ayuda a reducir la picazón y el enrojecimiento de las lesiones. El agua de baño debe ser tibia en lugar de caliente (el agua caliente puede aumentar la picazón).

Ahora bién si bien es cierto que remojarse con frecuencia ayuda a eliminar las escamas de la piel, mojar y secar frecuentemente también elimina los aceites naturales de la piel que nos protegen contra la pérdida de humedad. Por lo tanto, para obtener el máximo beneficio de los baños sin resecar la piel, asegúrate de hidratarte con un emoliente espeso/grueso inmediatamente (dentro de los primeros tres minutos), después de remojar, lavar o mojar la piel.

Hidrátate.

La piel seca puede agrietarse, sangrar e infectarse. Es importantísimo evitar que la piel se reseque. Los hidratantes no sólo ayudan a prevenir la sequedad de la piel, sino que también reducen la inflamación, ayudan a mantener la flexibilidad (las placas secas pueden dificultar el movimiento de ciertas partes del cuerpo), evitan que la psoriasis empeore y hacen que las placas se noten menos.

Mientras más espesas las lociones, mejor será el bloqueo de agua dentro de la piel. Los productos que contienen ácido láctico parecen funcionar mejor.

Humidifica tu ambiente.

El aire seco se asocia con la piel seca, lo cual es una mala noticia para los enfermos de psoriasis. Utiliza un humidificador de ambiente para elevar la humedad de tu casa, si es necesario.

Ten cuidado con los medicamentos.

Ciertos medicamentos, incluyendo antipalúdicos, betabloqueadores, litio y otros, pueden empeorar la psoriasis en algunas personas. Asegúrate de que todos tus médicos tratantes estén al tanto de tu condición de piel. Si estás tomando algún medicamento que te parece que está agravando tu psoriasis, habla con tu médico sobre la posibilidad de una reducción de la dosis o sobre una medicación alternativa.

Utiliza productos químicos con mucha precaución.

La psoriasis provoca que la piel sea inusualmente susceptible a sustancias irritantes, por lo tanto utiliza productos tales como tintes para el cabello, permanentes o alisadores con mucha precaución. No utilices irritantes potenciales al menos que tu piel esté relativamente libre de lesiones, y evitalos por completo, si tienes heridas abiertas.

Evita lesionarte la piel.

Las lesiones leves como quemaduras, arañazos, inclusive la irritación por la fricción de ropa apretada puede causar o empeorar la psoriasis. Los dermatólogos llaman a ésto «el fenómeno de Koebner».

Adelgaza.

Si tienes sobrepeso, adelgaza. El exceso de peso hace la psoriasis más incómoda y mucho más difícil de controlar.

Cura las infecciones con rapidez.

Las infecciones sistémicas como la faringitis estreptocócica (infecciones estreptocócicas) pueden desencadenar brotes de psoriasis en algunas personas. Pónte en contacto con tu médico al primer signo de una infección (como dolor de garganta o fiebre).

Toma sol.

La Clínica de Cleveland sugiere que la exposición moderada a la luz solar puede reducir los efectos de la psoriasis. La exposición no debe ser prolongada – máximo 15 minutos diarios y nunca cuando los rayos solares sean más intensos.

Remedios de la despensa y del gabinete de medicamentos

Si bien, actualmente, no hay cura segura para la psoriasis, existen tratamientos sencillos y naturales que pueden hacer tu vida más llevadera. Prueba todos o algunos de los siguientes consejos, analiza los resultados y de esa forma podrás crear un régimen de cuidado personal que funcione para ti.

Prueba con un baño de vinagre.

Al igual que la sábila (aloe vera), el vinagre de sidra tiene una larga historia en la medicina popular, siendo utilizado para calmar y desinfectar quemaduras e inflamaciones de la piel. Según la Fundación Mundial de Psoriasis, algunas personas han reportado éxito en el tratamiento de su condición. Para uñas afectadas, vierte un poco en una taza y sumerge las uñas por unos cuantos minutos; al parecer, es también eficaz aplicado directamente a las placas (usa bolitas de algodón). Para áreas más extensas, prepara compresas de vinagre de sidra, añadiéndo 1 taza de vinagre a 1 galón de agua. Sumerge un paño en la mezcla y aplica sobre la piel para aliviar el picor.

Envolturas de plástico.

Los médicos han sabido durante años que cubrir las lesiones de psoriasis puede ayudar a que desaparezcan. La estrategia de oclusión también ayuda a que los medicamentos y las cremas hidratantes se mantengan en la piel durante más tiempo. Puedes utilizar el envoltorio plástico que se usa en la cocina. Antes de dormir, aplica abundante crema hidratante o gel de sábila a las zonas afectadas, a continuación, cubre el área con la envoltura plástica. Lava bien en la mañana e hidrata.

Aceite de oliva.

Si tu psoriasis está localizada en el cuero cabelludo, calienta un poco de aceite de oliva y aplica al cuero cabelludo, masajéando bien para suavizar y retirar las escamas de la piel. Luego, usa champú como de costumbre y enjuaga bien. Para el resto del cuerpo, mezcla 2 cucharadas de aceite de oliva con un vaso grande de leche y agrega la mezcla al agua del baño.

El bicarbonato de sodio.

Para aliviar la picazón de las placas escamosas, mezcla 1 1/2 tazas de bicarbonato de sodio en 3 galones de agua. Aplica a las áreas afectadas con un paño empapado en la solución.

Sales de Epsom.

Añade un puñado de estas sales curativas a tu baño para controlar la hinchazón y aliviar la psoriasis.

Pimienta de Cayena.

La capsaicina, la sustancia que da a la pimienta de cayena su «picor», ayuda a aliviar el dolor mediante el bloqueo del sistema de comunicación de los nervios sensoriales. Estudios clínicos han encontrado que una crema que contiene capsaicina puede ayudar a aliviar la picazón y a eliminar las placas de la psoriasis. Busca una crema que contenga capsaicina al .025 a .075 por ciento – porcentajes mayores pueden quemar la piel. Toma aproximadamente una semana para la crema haga efecto. Debe mantenerse lejos de los ojos y las membranas mucosas, ya que puede producir una sensación de ardor intenso que sin duda es irritante. Haz una prueba inicial en una lesión de psoriasis pequeña para ver si te ayuda.

El aceite de pescado.

Hay numerosos estudios que vinculan los ácidos grasos omega-3 (en el aceite de pescado) con la mejoría en las placas de psoriasis. Las personas en estos estudios tuvieron que tomar grandes dosis del suplemento para obtener buenos resultados, pero otros estudios determinaron que la aplicación tópica de aceite de pescado en una placa de psoriasis puede ayudar con la curación.

Alquitrán.

Champús, cremas y aditivos para el baño que contienen alquitrán puede ayudar a aflojar las escamas de la psoriasis. Los aceites de baño que contienen alquitrán son especialmente beneficiosos para la psoriasis que se ha generalizado en todo cuerpo.

Lidiar con la psoriasis no es nada fácil, pero el malestar se puede aliviar mediante la prevención de los brotes y a través de cambios en tu estilo de vida.

Receta de la medicina popular

Crema con capsaicína

  • Combina en una olla, 2 cdas. de habanero o chile en polvo u 8-10 oz. de ají picante (jalapeño, habanero, etc. picado en trozos pequeños, incluyendo las semillas y la parte blanca interna) con 2 tazas de aceite de canola o de oliva.
  • Calienta a fuego lento por 2 horas; revuelve cada 15 minutos.
  • Deja reposar. Una vez que enfríe, pásalo por la licuadora y luego cuela la mezcla a través de una tela de liencillo.
  • Calienta un poco el aceite y agrégale 1 1/2 oz (40-50 g) de cera de abejas para darle la consistencia de una crema. Revuelve bien hasta que la cera de derrita. Vierte en un frasco de boca ancha con tapa (previamente esterilizado).
  • Mantén fuera del alcance de los niños. Recuerda que esta crema es irritante.

Te recomendamos