Principios de la Medicina China

Desde hace al menos 2500 años, en las montañas del norte de China, los sacerdotes taoistas han practicado el QiGong – movimientos meditativos que ayudan a revelar y cultivar la fuerza vital. Para ellos, esta fuerza, el Qi (se pronuncia «chi» en China, «ki» en Japón), es inseparable de la vida misma.

Ellos descubrieron que el Qi no sólo animaba el cuerpo y la tierra, pero que también era la fuerza energética del universo entero. La medicina tradicional china es una filosofía de preservación de la salud, y se basa sobre todo en la comprensión de esta energía. A diferencia la medicina occidental, la medicina china tradicional es una práctica preventiva que busca el fortalecimiento del cuerpo.

La teoría del Yin-Yang

En la medicina tradicional china, el qi se manifiesta como yin (frío, oscuro e ‘interior’) y yang (calor, luz y el «exterior»). De hecho, el Qi está presente en todos los opuestos de la naturaleza: el día y la noche, frío y caliente, crecimiento y decadencia pero aunque el yin y el yang se perciben como opuestos, en realidad son inseparables. El reconocimiento de uno es esencial para el reconocimiento del otro. El equilibrio entre ellos es como el movimiento entre el día y la noche; tan pronto la oscuridad alcanza su cenit a la medianoche, el ciclo comienza a fluir de manera constante hacia el amanecer. Al mediodía, durante el cenit de la luz, el día comienza lentamente a girar hacia la oscuridad de la noche. Todos los órganos internos del cuerpo están sujetas a esta oscilación nocturna-diurna del universo.

Los Cinco Elementos

La visión asiática del mundo sostiene además que el QI, el cual se manifiesta como yin / yang, constituye el universo a través de cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. Estos cinco elementos también representan nuestra constitución corporal y nos hace UNO con el universo. El Qi fluye en hacia nuestro cuerpo, desde abajo, de la tierra en su forma de yin y desde arriba, de los cielos, en su forma yang. Los canales energéticos corporales a través de los que se mueve el QI son llamados «meridianos».

Los Meridianos

Los meridianos no corresponden de manera directa a ninguno de los componentes anatómicos reconocidos por la medicina occidental. La mejor manera de entender el flujo de Qi a través de los meridianos es comparándolo con el flujo de la sangre a través de las venas y arterias. Si la sangre no llega a los dedos de los pies, éstos «mueren». Si la sangre no fluye libremente, sufriremos de presión arterial alta o baja. Si nuestra sangre se coagula, sufriremos de una embolia o de un derrame cerebral. Del mismo modo, el QI desequilibrado o estancado puede causar muchas enfermedades y dolencias. De hecho, la medicina china tradicional se basa en el principio de que cada enfermedad, dolencia y malestar en el cuerpo se puede explicar en términos de un desequilibrio de QI.

Portales o puntos de presión

En la medicina china, cada meridiano está relacionado con uno de los cinco elementos. Por ejemplo, el meridiano corazón está relacionado con el elemento del fuego, el riñón y la vejiga al agua. A lo largo de los meridianos se ubican puntos de presión, o «portales», lugares especiales donde el QI se pueden bloquear. Con la ayuda de un profesional entrenado, el flujo puede ser liberado restaurando así el equilibrio.

Fuente

“Alternative Therapies” – Geddes & Grosset

Te recomendamos