Pregunta: ¿Sudar mucho es indicador de un buen entrenamiento físico?

Respuesta:

No necesariamente. Son varios los factores que determinan cuanto sudará una persona.

A algunas personas les encanta terminar una sesión de ejercicio con la cara roja y la camiseta empapada de sudor porque les hace sentir que han tenido un buen entrenamiento físico. Para otros, la sola idea de sudar es suficiente como para que quieran echarse al frente de un ventilador con una bebida bien fría.

Durante muchos años se nos ha hecho creer que, si no sudamos profusamente mientras hacemos ejercicio es porque no hemos hecho suficiente esfuerzo, sin embargo, esto no es necesariamente cierto.

El sudor es una de las formas que tiene el cuerpo de mantener la temperatura corporal en niveles normales. Este sudor se produce en las glándulas de todo el cuerpo. Cuando nos calentamos demasiado, estas glándulas sudoríparas secretan sudor que se acumula en la superficie de la piel, allí se evapora, refrescándonos en el proceso.

Una serie de factores, tales como la temperatura ambiental y el nivel de humedad, influyen y determinan cuanto sudaremos y por cuanto tiempo este sudor se mantendrá en la superficie del cuerpo.

En climas muy secos y calientes, por ejemplo, no se puede usar el sudor como un índice para medir la intensidad del ejercicio. Bajos niveles de humedad y temperaturas ambientales altas harán que sudemos de manera profusa, pero el sudor no se acumulará en la piel. Solo cuando hay mucha humedad es que se acumula el sudor sobre la piel porque no logra evaporarse.

Los niveles de condición física también puede afectar la cantidad de sudor. Cuando los atletas profesionales se preparan para competir en climas calientes se entrenan en condiciones especiales que hace que sus cuerpos suden a temperaturas más bajas, lo que garantiza que no se sobre-calienten.

Entonces, si el sudor no es un indicador 100% fiable sobre la calidad del ejercicio, ¿cómo podemos saber si nos estamos ejercitando lo suficiente?

La forma más sencilla de saberlo es «hablando».

Si estamos haciendo ejercicio y aún somos capaces de mantener una conversación sin jadear en busca de aire, entonces el ejercicio se considera de intensidad moderada. 30 minutos diarios de ejercicio moderado es suficiente para mantenernos saludable.

Te recomendamos