Pregunta: ¿Cuál Vino produce la peor resaca? Tinto o Blanco?

Respuesta:

Cualquiera de los dos, si bebes demasiado vino, pero el rojo, al igual que otras bebidas de color oscuro, contiene más congéneres que pueden hacer que la resaca sea peor.

Las resacas son horribles; algunas son tan horrorosas que, como penitencia, juramos no volver a tocar otra copa más mientras estemos vivos. Sin embargo, cambiar nuestra preferencia de bebida no es, necesariamente, la única solución.

El tipo de alcohol que consumimos puede jugar un papel determinante sobre que tan horrendo nos sentiremos al día siguiente. Algunos tipos de alcohol pueden producir peores resacas, esto se debe, entre otras cosas, a los congéneres, sustancias que le atribuyen el color y el sabor a las bebidas alcohólicas. Mientras más alto su concentración en la bebida, más oscuro su color. Por ejemplo, el brandy tiene más congéneres que el vodka, el vino tiene más congéneres que los licores claros y el vino tinto, más que el vino blanco. De hecho, las bebidas que tienden a producir resacas más intensas son, en este orden, el coñac, los vinos tintos, el ron, el whisky, el vino blanco, la ginebra y el vodka.

Pero, ¿qué son los congéneres?

Los congéneres son un subproducto tóxico del proceso de fermentación de algunos alcoholes. A medida que el cuerpo procesa los congéneres, se crean toxinas y son estas sustancias venenosas las que nos hacen sentir mal. Que tan mal nos sentimos depende, en gran medida, de la cantidad de congéneres que hayamos consumido.

Algunas personas pueden tener reacciones adicionales a ciertos componentes y aditivos contenidos en el alcohol, por ejemplo, las histaminas en el vino tinto pueden hacer que personas que sufren de ciertas alergias se sientan aún más miserables. Los conservantes y colorantes también pueden empeorar las resacas, sobretodo, si nuestro organismo no logra tolerar estas sustancias.

La gran verdad es que, con o sin congéneres, el factor determinante de si tendremos o no una terrible resaca es la cantidad y la rapidez con la que bebemos y la eficacia con la que nuestro cuerpo logre metabolizar el alcohol.

Las resacas son la señal que nos envía el organismo para alertarnos que hemos bebido demasiado alcohol. Podemos disminuir su impacto adoptando medidas simples, tales como no beber con el estómago vacío y beber suficiente agua durante toda la noche y al día siguiente; sin embargo, la mejor forma de evitar la resaca y el daño potencial a largo plazo es bebiendo menos cantidades del alcohol.

Te recomendamos