Mascarillas para pieles en “erupción”

La mayoría de la gente sufre de acné al menos una vez en la vida.

Como regla general, la piel entra en “erupción” durante los años de la adolescencia manifestándose en la cara, la espalda y/o en la parte superior del pecho. Ya pasada la pubertad, la mayoría de las personas se recuperan de esta afección de piel, sin embargo, para otras, el acné puede persistir hasta la edad madura.

{JFBCSubscribe href=https://www.facebook.com/Naturisima layout=standard show_faces=true width=300 action=like font=Verdana colorscheme=light}

Los primeros signos de un brote de acné son las espinillas, puntos blancos, puntos negros y la seborrea (piel roja, escamosa). En los casos graves, nódulos, quistes y cicatrices pueden ser el resultado. Las causas más importantes son el desequilibrio hormonal y la colonización bacteriana de la piel.

Algunos remedios naturales proporcionan cobertura antibacteriana comparable a la de productos comerciales, con la ventaja de que son tolerados de mejor manera que los agentes químicos convencionales. De estos remedios naturales, la miel es una de las mejores opciones para el tratamiento del acné causado por bacterias.

¿Cómo la miel trata el acné?

Como agente antimicrobiano, la miel actúa por medio de diversos mecanismos:

  • Priva a los microbios de la humedad que necesitan para sobrevivir
  • Actúa como un agente quelante, alterando los procesos celulares de las bacterianas que requieren hierro
  • Libera peróxido de hidrógeno. Este peróxido se comporta de manera similar al popular medicamento contra el acné, el peróxido de benzoilo, rompe las paredes celulares de las bacterias.
  • Reduce el pH de la superficie de la piel sobre la que se aplica. La miel tiene un pH entre 3,2 y 4,5. Esta acidez es suficiente para matar la mayoría de los microbios
  • Algunas variedades de mieles, por ejemplo la miel de Manuka (Leptospermum scoparium) contiene importantes cantidades del potente agente antibacteriano, metilglioxal (MGO).

Advertencia: úlceras diabéticas

Aunque la miel es un apósito alternativo eficaz para el tratamiento de muchos tipos de heridas crónicas, puede tener un efecto perjudicial sobre las úlceras diabéticas ya que podría poner en peligro el proceso de cicatrización de las heridas. (http://www.hindawi.com/journals/ecam/2011/295494/ )

Mascarillas de miel para el acné

Mascarilla de manzana y miel: En una procesadora de alimentos mezclar trozos de manzana y 4 cucharadas de miel. Aplicar la pasta resultante sobre la piel y dejar actuar durante 15 minutos antes de lavarse con agua tibia.

Mascarilla de limón, leche, yogurt y miel: Mezclar bien 2 cucharadas de leche fresca con 2 cucharadas de miel, 1 cucharada de yogur fresco y media cucharada de jugo de limón. Aplicar la loción resultante en la zona afectada y dejar secar. Dejar actuar por 10 minutos antes de lavarse con agua tibia.

Mascarilla de miel y canela: Haga una pasta con 3 ó 4 cucharadas de canela en polvo y miel. Aplicarlo zona afectada y dejar actuar durante la noche. Lavar por la mañana con agua tibia.

Mascarilla de miel y sábila: Mezcle partes iguales de jugo de sábila y miel. Asegúrese de usar sábila que no esté contaminada con látex para evitar la irritación de la piel. Aplique una capa de la mezcla sobre la zona afectada y dejé actuar durante 10 minutos antes de lavarse con agua tibia.

Mascarilla de aspirina y miel: Triture una tableta de aspirina y disuelva el polvo en un poco de agua. Agregue 1 cucharada de miel y mezclar hasta que se emulsione. Aplicar en la zona afectada y dejar actuar durante 10 minutos antes de lavarse con agua tibia. Lavar nuevamente la piel con agua fría.

Te recomendamos