Los principios de la acupresión (digitopuntura)

La acupresión es una forma antigua de sanación, practicada por más de 3.000 años en Japón y China, y que combina masaje y acupuntura. Su forma actual, como se practica ampliamente en los hogares japoneses, se desarrolló a través de la utilización de un sistema de puntos especiales de masaje.

¿Cómo funciona la acupresión?

Existen «puntos de presión» ubicados en diversas partes del cuerpo. Estos se masajeados firmemente por el profesional. Estos puntos son los mismos que se utilizan en la acupuntura. Hay varias maneras de trabajar estos puntos y la presión puede ser aplicada con los dedos, los pulgares, las rodillas, las palmas de la mano, etc. Dependiendo de las causas, el alivio del dolor puede ser inmediato; otros problemas más persistentes puede tomar más tiempo en mejorar.

Beneficios de la acupresión

La acupresión estimula la auto-curación del cuerpo, previniendo así enfermedades y mejorando los niveles de energía del organismo. Se estima que la presión ejercida regula la energía Qi que fluye a lo largo de los meridianos – los canales invisibles que corren a lo largo del cuerpo. Estos meridianos corpóreos llevan, como regla general, los nombre de órganos del cuerpo humano, tales como, hígado y estómago; sin embargo, hay excepciones. Los meridiano relacionados a algún órgano en particular también son utilizados para tratar dolencias no relativas a los mismos.

Condiciones de salud que se tratan con acupuntura.

Algunos problemas tratados con éxito son: los dolores de espalda, asma, problemas digestivos, insomnio, migraña y problemas del sistema circulatorio, entre otros. El médico también puede recomendar cambios en la dieta y ejercicio regular como complementos del tratamiento.

Sesiones de acupresión

Antes de que comience la sesión, el médico tratante le pedirá al paciente detalles sobre su estilo de vida y su dieta; tomará la frecuencia del pulso y tomará nota sobre cualquier antecedente de interés en relación con el problema actual de salud. Le pedirá al paciente que se recueste sobre un colchón en el suelo o sobre una mesa firme y cómoda. Para que el profesional pueda trabajar más eficazmente sobre los canales de energía lo mejor es que use ropa holgada. En una sesión de acupresión no se utilizan aceites en el cuerpo o equipos de ningún tipo. Cada sesión puede durar, aproximadamente, entre 30 y 60 minutos. Una vez que se aplica la presión – y esto se puede hacerse en una variedad de formas particulares de cada practicante – el paciente puede sentir diferentes tipos de sensaciones. Algunos puntos pueden ser sensibles al dolor y puede haber, inclusive, algo de molestia. Sin embargo, se cree que esta forma de masaje actúa de manera rápida y dichas molestias o sensibilidades pasan de manera rápida.

Hay que tener en cuenta que algunos síntomas dolorosos pueden deberse a la aparición de una enfermedad grave por lo que siempre debe consultar primero a su médico de cabecera.

Te recomendamos