La Técnica Alexander

La Técnica Alexander, como terapia, se desarrolló a través de la experiencia personal del actor FM Alexander, a principios de la década de 1890.

Alexander había estado teniendo problemas con su garganta y cuerdas vocales durante sus actuaciones. Después de probar, sin éxito, con periodos de descanso y con periodos de medicación, comenzó a analizar su problema a través de la observación de las posturas de su cuerpo, tanto en conversaciones normales como durante la recitación artística. A través de este proceso se dió cuenta que surgían patrones posturales inconscientes – movía la cabeza hacia atrás y hacia abajo, levantaba el pecho y apretaba su laringe al hablar – que estaban relacionados entre sí y que se iniciaban con el cambio de posición de su cabeza.

A través de un proceso de experimentación, Alexander descubrió que, si conscientemente él mismo se daba una serie de instrucciones verbales, tales como desplazar la cabeza «hacia adelante y hacia arriba», «alargar» columna vertebral y «ensanchar» la espalda, lograba el control sobre los patrones habituales de respuesta, y los problemas con su voz se resolvían. Alexander amplió aún más este proceso de «re-educación» a otras actividades físicas, y comenzó a escribir y enseñar a los demás.

La Técnica de Alexander es ampliamente utilizada por actores, cantantes, bailarines y músicos, así como también por personas interesadas en mejorar sus hábitos diarios de movimiento: caminar, conducir, escribir o teclear. La intención de esta terapia es mejorar el rendimiento de las personas, prevenir lesiones, mejorar el funcionamiento físico normal a través de la alineación postural correcta, promover la facilidad y libertad de movimiento y disminuir las tensiones habituales y poco naturales del cuerpo.

Te recomendamos