La taurina: un aminoácido “condicional”

Hasta que la controversia sobre los peligros de las bebidas energéticas se encendió, la taurina era una palabra sólo familiar para nutricionistas y médicos. Alcanzó notoriedad cuando se asoció con bebidas energéticas.

¿Qué es la Taurina?

La taurina es un aminoácido natural que se encuentra presente en todos nosotros. Conocida como aminoácido “condicional”, se distingue de los aminoácidos “esenciales” porque se produce en el cuerpo de forma natural. La necesidad de complementar la dieta con taurina es algo inusual.

La mayoría de las noticias sobre la taurina son buenas. Se sabe que desempeña un papel importante en el desarrollo neurológico y que es un antioxidante. La taurina se toma a menudo como suplemento para tratar una serie de trastornos que incluyen: Presión arterial alta, Hepatitis, Insuficiencia cardiaca congestiva (CHF), Colesterol alto, Fibrosis quística, Autismo, Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y Diabetes.

La taurina también es utilizada por atletas para aliviar dolores musculares y por estudiantes para afinar su rendimiento mental. Estas son dos de las razones por las que muchas bebidas energéticas incluyen taurina en su lista de ingredientes y por las cuales existe cierta controversia sobre su seguridad.

Desde el punto de vista clínico, se ha demostrado que tomar taurina por vía oral parece mejorar la función ventricular izquierda y los síntomas de insuficiencia cardíaca en pacientes clase funcional II a IV (clasificación según la New York Heart Association) . Algunos pacientes con insuficiencia cardíaca grave han logrado mejorías rápidas (de clase IV a II) después de 4-8 semanas de tratamiento y la mejoría parece continuar durante el tiempo que se continúa con el tratamiento y hasta por un año. También se ha demostrado que tomar taurina por vía oral mejora la función hepática en pacientes con hepatitis aguda.

Sin embargo, para los casos de fibrosis quística o rendimiento mental, los resultados son aún inconclusos. Los suplementos de taurina parecen ser útiles como tratamiento adyuvante para reducir la esteatorrea en niños con fibrosis quística. Sin embargo, no parece mejorar ni el crecimiento, la función pulmonar, u otros síntomas.

En el caso del rendimiento mental las investigaciones clínicas preliminares sugieren que la taurina en combinación con la cafeína puede producir pequeñas mejoras en ciertas áreas del rendimiento mental -la atención y el razonamiento verbal- pero no parece tener ningún efecto sobre la memoria.

Por otro lado, existe cierta preocupación de que el consumo excesivo de taurina puede agravar el trastorno bipolar. Además, se cree que la taurina tiene propiedades diuréticas por lo que podría reducir la excreción y aumentar los niveles de litio en pacientes medicados.

La taurina, las bebidas energéticas y los alimentos

La taurina es producida naturalmente por el cuerpo, así que al menos que haya una deficiencia de taurina en el cuerpo o que grandes cantidades de este aminoácido se necesiten con fines médicos, no hay necesidad de tomar ningún suplemento. La buena noticias es que como los riñones excretan el exceso de taurina, la mayoría de los expertos médicos parecen estar de acuerdo en que es seguro para el consumo siempre y cuando se tome con moderación.

Las bebidas energéticas con taurina puede tener hasta dos veces la cantidad de cafeína que una taza de café e importantes cantidades de azúcar refinada. Ninguna de éstas dos beneficiosas para la salud cuando se consumen en exceso. De ser necesario un suplemento de taurina, la mejor forma es obtenerla a través de los alimentos.

La taurina es esencial para la salud óptima de todos los seres humanos pero es de particular importancia para los recién nacidos, lo que sin duda explica el alto nivel de este aminoácido en la leche materna. Casi todas las demás fuentes alimenticias de taurina son de origen animal, por ejemplo, la leche y otros productos lácteos, huevos, carnes, aves, mariscos y moluscos. El contenido de taurina en la mayoría de los alimentos vegetales es insignificante o inexistente, aunque si está está presente en algunas algas comestibles.

Alimentos ricos en cisteína y metionina

Debido a que el cuerpo sintetiza la taurina a partir de los aminoácidos a base de azufre – cisteína y metionina – comer alimentos ricos en estas sustancias puede ayudar a asegurar que el suministro de taurina se mantenga en niveles saludables. Encontraremos un montón de cisteína en el pollo, el pato y el pavo, en la carne de cerdo, en los embutidos, productos lácteos, incluyendo el queso ricotta, en la granola, en las hojuelas de avena y el germen de trigo. Los alimentos ricos en metionina incluyen los huevos, el queso parmesano, el bacalao, las semillas de ajonjolí y girasol y en la proteína aislada de soya.


Referencias
  • Azuma J, Sawamura A, Awata N. Usefulness of taurine in chronic congestive heart failure and its prospective application. Jpn Circ J 1992;56:95-9.
  • Azuma J, Sawamura A, Awata N, et al. Therapeutic effect of taurine in congestive heart failure: a double-blind crossover trial. Clin Cardiol 1985;8:276-82.
  • Azuma J. Long-term effect of taurine in congestive heart failure: Preliminary report. Adv Exp Med Biol 1994;359:425-33.
  • Azuma J, Hasegawa H, Sawamura A, et al. Therapy of congestive heart failure with orally administered taurine. Clin Ther 1983;5:398-408.
  • Azuma J, Hasegawa H, Awata N, et al. Taurine for the treatment of congestive heart failure in humans. Prog Clin Biol Res 1983;125:61-72.
  • Azuma J, Hasegawa H, Sawamura A, et al. Taurine for treatment of congestive heart failure. Int J Cardiol 1982;2:303-4.
  • Matsuyama Y, Morita T, Higuchi M, Tsujii T. The effect of taurine administration on patients with acute hepatitis. Prog Clin Biol Res 1983;125:461-8.
  • Smith LJ, Lacaille F, Lepage G, et al. Taurine decreases fecal fatty acid and sterol excretion in cystic fibrosis. A randomized double-blind trial. Am J Dis Child 1991;145:1401-4.
  • Warburton DM, Bersellini E, Sweeney E. An evaluation of a caffeinated taurine drink on mood, memory and information processing in healthy volunteers without caffeine abstinence. Psychopharmacology (Berl) 2001;158:322-8.
  • Machado-Vieira R, Viale CI, Kapczinski F. Mania associated with an energy drink: the possible role of caffeine, taurine, and inositol. Can J Psychiatry 2001;46:454-5.
  • Te recomendamos