La ruta natural para el cuidado facial

Las grandes tiendas por departamentos tienen secciones enteras dedicadas a productos de belleza que prometen un cutis sano y radiante.

Algunos de estos productos si funcionan pero sus precios pueden llegar a ser muy elevados. Adicionalmente al precio, está el hecho de que muchos utilizan ingredientes sintéticos que pueden causar daños al cuerpo a corto, mediano y largo plazo.

Aproximadamente el 60% de lo que ponemos en nuestra piel se absorbe y termina en el torrente sanguíneo. Por esta razón debemos tener mucho cuidado con los productos que utilizamos. Al elegir productos para el cuidado facial, debemos optar por aquellos que sólo utilizan ingredientes naturales y que no contienen parabenos u otros petroquímicos dañinos.

También podemos optar por la ruta natural: En la cocina podemos encontrar todos los ingredientes para un régimen completo de cuidado facial.

Para limpiar la piel – Ingrediente principal: Jugo de Uva

El jugo de uva, fresco, es un excelente agente de limpieza para todo tipo de piel. Corta las uvas 1-3 (rojas o verdes) por la mitad y quita las semillas. A continuación, frota la uva en la cara y el cuello, cubriendo todas las áreas, un par de veces. Para finalizar, debes enjuagarte la cara con agua fría. Este proceso lo puedes repetir a diario y no necesita ser seguido por ningún otro método de limpieza adicional.

Para hidratar la piel – Ingrediente principal: Aguacate

Los aguacates son una excelente adición para un régimen de belleza ya que son naturalmente hidratantes. Corta un aguacate por la mitad. Quita la piel y la semilla. Haz un puré con la pulpa, triturando hasta que la textura sea suave y cremosa. Aplica a la cara y el cuello y dejar reposar durante unos 15 minutos. Utiliza agua tibia para enjuagarte. Usa semanalmente para obtener mejores resultados.

Para revitalizar la piel – Ingrediente principal: Miel

La miel es uno de los mejores ingredientes naturales para darle vida a la piel. En primer lugar, abre los poros, colocando un paño tibio y húmedo sobre tu rostro (y el cuello si quieres) durante unos 2-3 minutos. Aplica la miel en una fina capa y déjala actuar por 10-15 minutos. Enjuagua con agua tibia y luego con agua fría para cerrar los poros. Usa semanalmente para una piel brillante y hermosa.

Para desmaquillar la piel – Ingredientes principales: mayonesa

Aplica una capa delgada de mayonesa en tu cara (y en el cuello si quieres). Si puedes soportar el olor, déjalo reposar durante 5 minutos y luego masajea suavemente, haciendo círculos pequeños. Lava la cara con agua tibia. Usa para eliminar todo rastro de maquillaje.

Para combatir las arrugas – Ingrediente principal: Banana

La banana es un maravilloso tratamiento antiarrugas. Simplemente, prepara un puré con la mitad de una banana madura hasta que la textura sea suave y cremosa. Aplica la mezcla, generosamente, sobre tu rostro y el cuello. Deja que repose durante unos 15-20 minutos. Enjuaga con agua tibia y luego con un poco de agua fría para cerrar los poros. Este tratamiento lo puedes utilizar diariamente.

Para aclarar las ojeras – Ingrediente principal: Papa

Los manchas oscuras debajo de los ojos no sólo te hacen ver cansada, sino que también te «envejecen». Ralla la mitad de una papa mediana y divide en dos partes. Con cuidado, vacia dos bolsitas de té y rellénalas con la papa rallada. Coloca estas bolsitas sobre el área de los ojos durante 10-15 minutos, diariamente. Limpia suavemente con un paño húmedo para eliminar cualquier residuo y luego aplica una pequeña cantidad de crema hidratante.

Para Balancear la Piel Grasosa – Ingredientes principales: Yogurt y levaduras

Mezcla 1 cucharadita de levadura de cerveza con ¼ de taza de yogur natura. La mezcla debe ser lo suficientemente líquida como para aplicar fácilmente en las zonas grasosas de la cara (en general, la zona T). Deja que la mezcla se seque, de 15-20 minutos. Enjuaga con agua tibia y luego con un poco de agua fría para cerrar los poros. Su uso semanal puede mantener la piel sana y equilibrada.

Para aclarar la piel manchada – Ingredientes principales: Limón y clara de huevo

Si tienes manchas en la piel, puedes usar jugo de limón para igualar el tono de tu piel. Corta un limón a la mitad y extrae tanto jugo como sea posible. A continuación, mezcla el jugo con una clara de un huevo. Aplica generosamente sobre el rostro, concentrándote en las zonas con manchas. Para removerla, lava la cara con agua tibia. Este tratamiento natural lo puedes dejar en la piel durante 10 a 15 minutos, para una mascarilla rápida o durante la noche, para resultados más espectaculares. Bajo ningún concepto debes exponerte al sol inmediatamente después de usar esta mascarilla.

Te recomendamos