La cúrcuma y la gastritis

A pesar de que un ataque de gastritis no es mortal, el dolor abdominal, las náuseas y los vómitos que suelen causar pueden ser lo suficiente fuertes como para tener que visitar al médico.

{seog:disable}

Los medicamentos que se recetan para esta condición, además de costosos, pueden venir acompañados de desagradables efectos secundarios. Sin embargo, hay algunos remedios caseros que pueden brindar el tan anhelado alivio: uno de ellos es la cúrcuma, también conocida como el «El azafrán de los pobres», y la cual está usualmente disponible en la sección de especias de los supermercados.

La Gastrítis

La gastritis es una inflamación del revestimiento del estómago que conduce a una reducción de la mucosidad y de las enzimas digestivas. Las enzimas y la mucosidad protegen el estómago de los efectos de los ácidos estomacales. Si hay úlceras y hemorragias presentes, se le llama gastritis erosiva. Las causas pueden ser el exceso de alcohol y analgésicos o infecciones, principalmente por la bacteria H. pylori. La gastritis crónica aumenta el riesgo de úlceras pépticas, pólipos y tumores gástricos benignos y malignos.

La cúrcuma ha sido reconocida por yoguis y sanadores ayurvédicos desde la antigüedad, gracias a sus muchas propiedades curativas. Uno de los remedios más utilizados para curar la gastritis se conoce como el «Yogurt de Oro» y consiste en una mezcla de yogurt, 1 banana pequeña, 1 cucharada de pasta de cúrcuma y miel de abejas al gusto, tomado a diario por un par de semanas.

Pasta de cúrcuma

  • 3 cucharadas de cúrcuma
  • 3 tazas de agua

Ponga la cúrcuma y el agua a hervir hasta que se forme una pasta espesa. Se debe hervir por lo menos 8 minutos. Si es necesario, agregue más agua. Una vez que empiece a espesar ligeramente, se debe agitar constantemente para evitar que se queme. Guarde en un frasco de vidrio (el plástico se teñirán de amarillo) en el refrigerador.

Los beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es una planta que le da al curry asiático su color amarillo mostaza. Ha sido utilizado por muchas culturas desde hace más de 4.000 años para tratar una variedad de dolencias. La cúrcuma contiene un compuesto llamado curcumina, que reduce la inflamación al reducir los niveles de las enzimas inflamatorias en el cuerpo. La curcumina también estimula la vesícula biliar para que produzca bilis, lo cual también puede ayudar a mejorar la digestión. Las propiedades antioxidantes de la cúrcuma ayudan a atrapar las partículas en el cuerpo, conocidas como radicales libres, que dañan las membranas celulares y causan muerte celular.

Evidencia Científica

Investigadores en Tailandia han estudiado los efectos de la cúrcuma en pacientes con úlceras pépticas y con gastritis. El estudio, publicado en «El Diario del Sureste Asiático de Medicina Tropical y Salud Pública», en 2001, encontró que el extracto de cúrcuma puede aliviar los síntomas de la gastritis al cabo de una o dos semanas, lo que le permite a los pacientes reanudar sus dietas regulares. Un informe publicado en una edición de 2005 del «Boletín Biológico y Farmacéutico» atribuyó estos beneficios a la capacidad de la cúrcuma para bloquear los receptores de histamina H2, la misma actividad que presentan los medicamentos para la gastritis. Los investigadores de la India, en un estudio publicado en «Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia» en 2009, también demostraron que la cúrcuma es eficaz eliminando la bacterias H. pylori.

Consideraciones Importantes

El extracto de cúrcuma y la curcumina se consideran seguros, aunque no existen dosis recomendadas para niños o mujeres embarazadas. La utilización de la cúrcuma por un período prolongado puede aumentar el ácido y las úlceras en algunas personas, y las dosis altas puede aumentar el ácido oxálico en la orina, lo cual es un problema para quienes sufren de cálculos renales. Se debe evitar el uso de la cúrcuma en personas que toman anticoagulantes, ya que puede aumentar el sangrado. La cúrcuma se ha investigado en estudios de laboratorio para el tratamiento de la diabetes y se ha encontrado que puede disminuir el azúcar en la sangre. Aunque este efecto puede ser beneficioso para algunos diabéticos, la cúrcuma podría causar hipoglucemia cuando se combinan con ciertos medicamentos para la diabetes.

Recuerde, hable con su médico antes de usar la cúrcuma para cualquier condición médica.


Bibliografía
  1. National Digestive Diseases Information Clearinghouse; Gastritis; January 2010
  2. University of Maryland Medical Center: Turmeric
  3. «The Southeast Asian Journal of Tropical Medicine and Public Health»; Phase II Clinical Trial on Effect of the Long Turmeric (Curcuma Longa Linn) on Healing of Peptic Ulcer; C. Prucksunand, et al.; March 2001
  4. «Biological and Pharmaceutical Bulletin»; Curcuma Longa Extract Protects Against Gastric Ulcers by Blocking H2 Histamine Receptors; D.C. Kim, et al.; December 2005
  5. «Antimicrobial Agents and Chemotherapy»; Antimicrobial Activity of Curcumin Against Helicobacter Pylori Isolates From India and During Infections in Mice; Ronita De, et al.; April 2009

Te recomendamos