Huevos

¿Qué vino primero?¿El huevo o la gallina? Puede que nunca lo sepamos, pero lo que si es seguro es que los huevos han sido parte de la dieta humana desde hace mucho tiempo.

Perfil nutricional de los huevos

Todos los huevos contienen una yema amarilla rodeada por una clara (también conocida como albúmina). Los huevos de gallina son los más consumidos, pero otros tipos, tales como los huevos de pato, de codorniz y de pavo también se consumen alrededor del mundo.

Si hablamos de huevos de gallina, hay básicamente dos tipos para elegir: los blanco y los marrones. Los huevos blancos provienen de gallinas con plumas blancas, mientras que los huevos marrones provienen de gallinas con plumas rojas. Los huevos blancos y marrones tienen la misma calidad nutricional, a pesar de muchas afirmaciones en contrario, ninguno es mejor que el otro.

Los pollos domesticados se remontan a 3200 años antes de Cristo, en la India. La producción masiva de huevos, en el Medio Oriente y Asia, comenzó al menos hace 3500 años. Los huevos fueron traídos a occidente en el siglo 5 AD. Varios cientos de años más tarde, los huevos se añadieron a la lista de alimentos que no se debían consumir durante la Cuaresma ya que se consideraban un lujo. Durante la Pascua, a las personas se les permitió volver a consumirlos, lo que explicaría su importancia y popularidad en ese día festivo.

¿Por qué comer huevos?

La calidad de la proteína del huevo es la más alta, sólo superada por la proteína de la leche materna humana. Los huevos también son una buena fuente de los aminoácidos, triptófano, selenio, vitamina B2 y vitamina B12, y son una de las pocas fuentes naturales de vitamina D. Los huevos son una buena fuente de colina, que es importante para la función cerebral, la regulación de los genes y la salud del corazón. Los huevos también contienen luteína y zeaxantina, dos fito-químicos que pueden reducir el riesgo de cataratas y degeneración macular.

En la medicina popular…

Los huevos se han utilizado en un sin fin de formas con fines medicinales. Un remedio viejo popular para el cólico consistía en batir, de a cuatro a cinco claras de huevo, espolvorearlos con pimienta y jengibre para luego colocar la mezcla sobre el ombligo del enfermo. El viejo recurso de mezclar un huevo, una cucharadita de salsa inglesa, un chorrito de vinagre, una pizca de salsa de Tabasco, y un poco de sal y pimienta, al parecer ha ayudado a muchos a liberarse de las resacas. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, desde el punto de vista de seguridad alimentaria, comer huevos crudos no es una buena idea!

Según la ciencia…

  1. Cataratas y degeneración macular: Según un estudio científico, las personas que consumen alimentos ricos en luteína y zeaxantina, como los huevos, presentan una reducción del 20% de riesgo de desarrollar cataratas y una reducción del 40% del riesgo de desarrollar degeneración macular.
  2. Obesidad: En un informe del «Journal of the American College of Nutrition», se presenta una prometedora investigación sobre el posible «poder de lucha contra el hambre» de los huevos. Un huevo a primera hora de la mañana parece promover la reducción del consumo de calorías durante el resto del día.

Tips

  1. Antes de comprar huevos, compruebe que no estén agrietados.
  2. Compre, preferiblemente, huevos que hayan sido refrigerados.
  3. Hay una gran variedad de huevos que son ricos en grasas omega-3 y en realidad son más bajos en colesterol que los huevos normales (180 mg frente a 215 mg en un huevo grande).
  4. Los huevos guardados en la nevera se mantendrán en buen estado por, aproximadamente, un mes.
  5. Las claras de huevo se congelan muy bien. Pueden durar varios meses sin estropearse.
  6. Lávese las manos, los utensilios y las superficies de trabajo con agua caliente y jabón antes y después de manipular los huevos. Es la mejor manera de evitar la contaminación cruzada de salmonella.

Bibliografía
  1. Blumberg JB, Jacques PF, Moeller SM. The potential role of dietary xanthophylls in cataract and age-related macular degeneration. J Am Coll Nutr. 2000 Oct; 19(5): 522S–527S.
  2. Colditz G, Frazier L, Rockett H, Tomeo Ryan C, Willett W. Adolescent diet and risk of breast cancer. Available at: http://breast-cancer research.com/content/5/2/R59. Accessed on: May 1, 2013.
  3. Dhurandhar N, Jen C, Khosla P, Marth JM,Vander Wal J. Short-term effect of eggs on satiety in overweight and obese subjects. Journal of the American College of Nutrition. 2005;24(6):510–515.

Te recomendamos