¿El masaje es bueno para los bebés?

Parece que hemos perdido nuestra memoria colectiva cuando cuestionamos algo tan fundamental. Tal vez lo que realmente deberíamos preguntarnos es: ¿Por qué tenemos que hacer esa pregunta?

En muchas culturas, especialmente las más antiguas, masajear a los bebés era una parte normal de la vida y lo ha sido desde los albores del tiempo. Las madres saben, instintivamente, que los bebés necesitan el contacto con sus seres queridos con el fin de prosperar, y es por ello que tienen contacto constante con ellos. Y si no es la madre, entonces es algún otro miembro de la familia que se hace cargo.

Incluso los animales saben esto. Sólo basta con ver a una gata con sus gatitos para darnos cuenta que ella sigue sus instintos y prodiga toques de amor a sus pequeñas crías. Pero, hoy en día, en el siglo 21, los seres humanos demandamos resultados científicos para saber, si en realidad, es buena idea darle a los bebés masajes con cierta regularidad.

¿Cómo sabemos que los masajes en los bebés son buenos?

Por suerte, y para aquellos que necesitan evidencia científica, en los últimos años se han realizado muchísimas investigaciones y estas han demostrado que no sólo es una buena idea darle masajes a los bebés, sino que, en realidad, es crucial. Y no sólo para el bebé, también es muy importante para el bienestar de la madre, el padre. Es, en esencia, importante para desarrollar la relación con el bebé.

Hay estudios que muestran que el masaje regular ayuda a los bebés a crecer correctamente, a aumentar de peso, a interactuar con los que les rodean y a desarrollar sus capacidades mentales y físicas.

Nuestros cuerpos son complejos y se basan en el tacto y el movimiento para desarrollar y utilizar correctamente el sistema nervioso. Esto a su vez dirige el cerebro para que haga su tarea de orquestar nuestras vidas desde el principio hasta el final. El contacto con bebé es lo que pone todo esto en movimiento.

¿Cuáles son los resultados de Masaje?

  • Se evitan problemas psicológicos: Un estudio en animales realizado con monos bebé (cuando la ética sobre experimentos con animales no era demasiado importante!), mostró que los bebés privados del contacto de la madre no prosperaron y tuvieron graves problemas psicológicos.
  • Reducción de violencia: Los estudios han demostrado que los altos niveles de afecto físico en los bebés se corresponde con bajas tasas de violencia física del adulto.
  • La reducción del dolor:
  • Se ha encontrado que cuando un bebé recibe un masaje antes de algún procedimiento médico, hay una disminución de la respuesta a los estímulos dolorosos. Esto significa que el sistema nervioso del pequeño se calma y hay menos hormonas del estrés circulando alrededor del su cuerpo. En conclusión, el masaje aumenta la sensación de calma.
  • Mejora del aumento de peso en los bebés prematuros: Los bebés que reciben cortos periodos de masaje diario ganan hasta un 45% más de peso que los que no reciben masaje. El masaje ayuda a los bebés a prosperar.
  • Cólicos: Los estudios han demostrado que los cólicos y el llanto persistente son mucho menores cuando el bebé recibe masajes con regularidad. Es bueno para bebé y bueno para la familia.
  • Vinculación del padre: Cuando papá le da un masaje diario al bebé se puede esperar ver una mejor relación entre ellos. El bebé se relacionará mejor con el padre y el padre estará mucho más relajado y activo con el bebé.
  • Menos depresión post-natal: Los bebés de madres que sufren de depresión post-natal a menudo tienen más dificultades que otros bebés. Estos bebés responden maravillosamente al masaje. De igual importancia, es que la depresión de la madre también puede reducirse considerablemente.
  • Menos infecciones: Los bebés que reciben masajes regularmente sufren menos de infecciones y tienen menos problemas con condiciones tales como alergias y asma, debido a su mejora del sistema inmunológico.

El gran número de estudios convincentes dejan muy en claro que los bebés deben recibir la mayor cantidad de contacto de piel posible, sobre todo en los primeros meses después del nacimiento. Es vital ya que sin ese contacto se pudieran desarrollar graves efectos a largo plazo en el desarrollo mental y la salud física del niño.

Los efectos positivos sobre la madre tampoco deben ser subestimados: el bebé estará más tranquilo, dormirá mejor, habrá una disminución de la depresión post-natal y mucho menos estrés y fatiga.

Los masaje para bebé son sencillos y no se necesitan técnicas complejas, sin embargo, sino te sientes cómoda o segura haciéndole un masaje a tu bebé, simplemente dale tantas caricias como puedas, todos los días.

Te recomendamos