Disfrute de los beneficios de practicar yoga

Yoga es una antigua filosofía india que se remonta a miles de años. Inicialmente fue diseñado como una guia hacia la iluminación espiritual, pero en estos tiempos modernos, los aspectos físicos de la práctica – una forma suave de ejercicio capaz de controlar el estrés – le han llevado a ganar un puesto entre las disciplinas de ejercicio físico más populares.

Hay muchas variedades de yoga, pero todas se basan, esencialmente, en poses estructuradas (asanas) que se practican con conciencia sobre la respiración.

Los investigadores han descubierto que la práctica regular del yoga puede producir muchos beneficios de salud, incluyendo el aumento de la aptitud física y la normalización de la presión arterial. El yoga es un antídoto conocido para el estrés. Con el tiempo, los practicantes de yoga reportan niveles más bajos de estrés y sentimientos elevados de felicidad y bienestar. Esto se debe a que la concentración en las posturas y en la respiración actúan como una poderosa forma de meditación.

Las asanas

Cada postura o asana se mantiene durante un período de tiempo y se sincroniza con la respiración. Por lo general, una sesión de yoga comienza con asanas suaves y evoluciona hasta llegar a posturas más enérgicas y desafiantes. Una sesión de yoga completa debe ejercitar todas las partes del cuerpo y debe incluir pranayama (prácticas de control de la respiración), relajación y meditación. Las diferentes posturas o asanas incluyen posturas en posición horizontal o acostados, posturas sentados, posturas de pie y posturas invertidas.

Una gama de beneficios

  • Sistema cardiovascular (corazón y arterias) – las asanas son posturas isométricas, lo que significa que se dependen de la tensión muscular sostenida durante un corto período de tiempo. Esto mejora la salud cardiovascular y la circulación. Los estudios demuestran que la práctica regular del yoga puede ayudar a normalizar la presión arterial.
  • Sistema digestivo – mejora la circulación sanguínea y el efecto de masaje de los músculos que rodean el aparato digestivo acelera la digestión lenta.
  • Músculo-esquelético – Con el yoga, las articulaciones se mueven a través de su rango completo de movimiento, lo que fomenta la movilidad y alivia la presión. El estiramiento suave libera la tensión muscular y aumenta la flexibilidad. Las asanas alientan la fuerza y la resistencia y se practican con peso adicional, fortalecen los huesos ayudando a prevenir la osteoporosis. Los beneficios a largo plazo incluyen la reducción de dolores de espalda y el mejoramiento de la postura.
  • Sistema nervioso – El yoga mejora la circulación sanguínea, aliviando la tensión muscular. La concentración requerida combinada con la respiración controlada relajan el sistema nervioso. Los beneficios a largo plazo incluyen la reducción del estrés y la ansiedad, y una mayor sensación de bienestar.

Cualquier persona puede practicar yoga

El yoga no es una disciplina competitiva por lo que es adecuada para cualquier persona, independientemente de la edad o estado físico. Las poses no debe causar dolor; un buen profesor de yoga debe guiar, observar y modificar las posturas cuando sea necesario para garantizar que cada practicante se mantenga dentro de sus propios límites físicos.