IQ Quiz – Bebidas Dulces

Las bebidas dulces como los refrescos, bebidas deportivas y jugos de frutas, son más populares que nunca, pero sus efectos en la salud tienen a los expertos preocupados. ¿Qué sabes acerca de estos dulces líquidos que pasan por tu boca?

Completa el siguiente Quiz y averigua como están tus conocimientos. Una vez que obtengas tus resultados puedes leer sobre las respuestas correctas más abajo.

[module-169 style=xhtml]
Bebidas dulces

RESPUESTAS

1. ¿ Beber una lata de refresco al día durante un año, te pone en riesgo de aumentar que cantidad de peso?

Respuesta correcta: d) Cerca de 7 kilos.

Los refrescos si promueven la subida de peso; su alto contenido de azúcar hace que sean altos calorías y nuestros cuerpos no parece poder «registrar» las calorías en forma líquida, de la misma manera que las calorías de los alimentos, lo que quiere decir que no comemos menos de otros alimentos por haber consumido las calorías adicionales en las bebidas y esto aumenta las probabilidades de ganar kilos. Se estima que bebiendo una lata de refresco al día durante un año podría llevarnos a un aumento de peso cerca de 6.75 kilogramos.

2. ¿Son los refrescos de dieta una alternativa saludable a los refrescos regulares?

Respuesta correcta: a) No, no son saludables por un gran número de razones.

Las calorías de los refrescos regulares promueven el aumento de peso y por lo tanto aumentan el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer . Las bebidas dietéticas contienen edulcorantes artificiales en lugar de azúcar, reduciendo la carga de caloría (a menudo a cero ). Por esta razón mucha personas podrían pensar que con esto se pueden esquivar los problema de salud . Pero ese no parece ser el caso. Para empezar, las investigaciones no han demostrado que beber regularmente bebidas endulzadas artificialmente ayude a prevenir el aumento de peso (algunos estudios sugieren que si, otros no y algunos sugieren que en realidad promueve el aumento de peso – posiblemente mediante la activación de antojos por más alimentos dulces, en general). Es más, tanto refrescos regulares como de dieta son acídicos lo cual causa daños al esmalte dental y puede aumentar la propensidad a desarrollar caries. También contienen conservantes, colorantes, aromatizantes y «otras cosas» que, básicamente, no son necesarios para el organismo. Inclusive, existen investigaciones recientes que sugieren que las bebidas dietéticas podrían aumentar el riesgo de sufrir diabetes tipo 2. Los expertos recomiendan que el consumo de refrescos de cualquier tipo sea ocasional y que para saciar la sed el resto del tiempo, bebamos agua.

3. ¿Son las bebidas deportivas mejor que el agua cuando se está haciendo ejercicio?

Respuesta correcta: c) A veces. La energía y los electrolitos adicionales son importantes en algunas situaciones

Las bebidas deportivas normalmente contienen una mezcla de carbohidratos, tales como azúcares para obtener energía, así como agua y electrolitos para reemplazar las sustancias que perdemos cuando sudamos. (Los electrolitos son minerales que tienen una carga eléctrica y que son importantes para los procesos del cuerpo.) Sin embargo, el consenso de los expertos es que muchos de nosotros sobreestimamos la necesidad de bebidas deportivas cuando hacemos ejercicio. A menos que hagamos ejercicio intenso durante 90 minutos o más, es poco probable que necesitemos carbohidratos o electrolitos adicionales para seguir adelante. El agua pura es suficiente para rehidratarnos. Y al igual que otras bebidas dulces, las bebidas deportivas también pueden contribuir a la caries dentales. Sin embargo, si vamos a participar en alguna competencia deportiva y necesitamos rendir al máximo, las investigaciones han demostrado que el consumo de pequeñas cantidades de bebidas deportivas tiene el potencial de aumentar la motivación y hacer que trabajemos más duro.

4. Los nutricionistas sugieren limitar la cantidad de jugo de frutas que bebemos cada día a:

Respuesta correcta: a) Un vaso pequeño, bebido sólo ocasionalmente

Los jugos de fruta son saludables, pero contienen azúcar. En forma de jugo es muy fácil consumirlos en exceso. Eso sucede porque cuando hacemos jugo con la fruta eliminamos parte o la totalidad de la fibra natural que funciona como «freno del apetito» y que nos hace, normalmente, sentir saciedad. Un vaso de jugo de manzana tiene las mismas calorías que un vaso de refresco – incluso si lo preparamos nosotros mismos usando manzanas frescas y sin agregar nada de azúcar extra. Es cierto que tienen más vitaminas, minerales y antioxidantes que los refrescos, pero debemos pensar en los jugos más como un «mini-comida» en vez de algo para saciar la sed. La última versión de la Guía Alimentaria de los Estados Unidos dice que las personas mayores de catorce años deben consumir dos porciones de fruta al día. Si tomamos en cuenta que un vaso pequeño (125 ml) de jugo sin azúcar cuenta como una porción, entonces es más razonable comer la fruta entera (que contiene fibra dietética) y beber agua para saciar la sed.

5. ¿El jugo de frutas es peor que el refresco para los dientes?

Respuesta correcta: b) A veces. Algunos jugos de frutas son peores que algunos refrescos

Aunque los refrescos se han ganado, con razón, una mala reputación como sustancias dañinas para los dientes, en algunos casos los jugos de frutas pueden ser igual de malos, y en algunos casos, hasta peor. Y no es sólo porque hay mucha azúcar en ambos tipos de bebidas (lo que atrae bacterias que causan las caries). Los jugos y los refrescos también contienen ácidos que pueden disolver las estructuras duras de los dientes (el esmalte y las raíces expuestas), dejando a las partes internas de los dientes expuestos, causando sensibilidad. Los refrescos de cola (refrescos oscuros) son los peores, pero algunos jugos muy ácidos – tales como limón, lima o jugo de naranja – puede hacer más daño a los dientes que algunos refrescos. Y aunque pueda parecer contrario a la intuición, luego de una bebida ácida, lo peor que podemos hacer es cepillarnos los dientes. Cepillarse inmediatamente después de comer o beber cualquier cosa ácida puede dañar el esmalte que se suaviza por la acidez por lo que siempre se debe esperar al menos media hora. Una mejor opción es enjuagarse la boca con agua.

Te recomendamos