¿Cuándo es una tos más que una tos?

tos

Las enfermedades respiratorias son enfermedades agudas o crónicas que afectan a los órganos del sistema respiratorio humano, a saber, las fosas nasales, senos paranasales, garganta, tráquea, laringe, bronquios y pulmones.

Las toxinas ambientales, las partículas de polvo, alergenos, virus y bacterias irritan la delicada mucosa de las vías respiratorias que desencadenan una reacción natural para eliminarlos del cuerpo. Los órganos respiratorios reaccionan de inmediato mediante la producción de flema que atrapa a los invasores para luego ser eliminados por medio de la tos o los estornudos.

La tos es una reacción natural del sistema respiratorio para eliminar irritantes, tales como el polvo, los virus, bacterias, hongos, moco y flema. Al suprimir la tos productiva con el uso de medicamentos corremos el riesgo de desarrollar cualquiera de las enfermedades respiratorias graves, como la bronquitis que luego puede convertirse en neumonía y lo que puede requerir de un tratamiento más agresivo.

La tos puede ser seca o puede ser causada por flema y moco que se acumulan en los bronquios y las vías respiratorias. Algunas personas experimentan una muy molesta tos, especialmente por la noche, que podría ser un signo de asma que requiere la atención de su médico. Una gran cantidad de pacientes con larga historia de tos o con un número importante de enfermedades respiratorias también roncan o sufren de una condición más seria llamada apnea del sueño. En estos casos, es muy necesaria una evaluación por un especialista del sueño o un neumólogo.

En la mayoría de los casos, la tos no debe causar preocupación ya que es simplemente el resultado de un simple resfriado o gripe, sin embargo, en algunos casos, una evaluación especializada es necesaria, especialmente si tiene un sistema inmune debilitado debido a una serie de enfermedades crónicas o enfermedades como la diabetes, enfermedades del corazón, trastornos autoinmunes, VIH / SIDA o fibrosis quística. Si nota alguno de los siguientes síntomas, debe acudir al médico:

  • Tos por más de 3 semanas seguidas
  • Tos improductiva que lo mantiene despierto en la noche y parece empeorar progresivamente
  • Fiebre de 39,5 °C o más alta, acompañada de tos severa y flema amarilla o verde
  • Dolores en el pecho, especialmente durante episodios de tos
  • Rastros de sangre en su esputo
  • Tos que se asemeja a los ladridos de un perro
  • Tos con resuello que dificulta la respiración
  • Dolores musculares y articulares y sensación general de malestar

Algunas de las enfermedades respiratorias más graves y que requieren programas de tratamiento inmediato y complejo son los varios tipos de cáncer del aparato respiratorio, la tuberculosis, la neumonía bacteriana y el absceso pulmonar, por nombrar unos pocos. La mayoría de estas condiciones afectan a individuos previamente predispuestos, como fumadores, pacientes con asma, o personas cuyo sistema inmunitario está debilitado por una enfermedad a largo plazo, después de una cirugía mayor o por una condición crónica. Estas personas deben tener especial cuidado con los síntomas de la tos y consultar a su médico ante los primeros signos de enfermedades del tracto respiratorio superior.

Las enfermedades respiratorias requieren un complejo conjunto de medidas que no se limitan a un enfoque de medicina convencional. Además de los métodos tradicionales para el tratamiento de enfermedades respiratorias comunes como el asma y la bronquitis crónica, es importante evaluar muchos factores subyacentes que no se tienen normalmente en cuenta, por ejemplo, la dieta y el estilo de vida del paciente, al igual que su entorno de trabajo. ¿Hay algo en el ambiente que está causando la enfermedad? ¿Su trabajo constituye una ocupación peligrosa? ¿Vive en una ciudad con mucha contaminación? ¿Podría su casa ser una fuente de polvo, moho o toxinas peligrosas? Vivir en un clima que es demasiado húmedo o demasiado frío también podría ser la causa de la exacerbación de las enfermedades respiratorias. Por otro lado, vivir junto al mar podría remediar en gran medida ciertas enfermedades respiratorias.

En cuanto a la dieta, ciertos productos como las carnes, los productos lácteos, los huevos y la fructosa pueden contribuir a la producción excesiva de flema, provocando tos y otros síntomas de las enfermedades respiratorias.

Probar uno o varios remedios a base de hierbas como la cúrcuma, ajo y el jengibre, que tienen propiedades anti-inflamatorias, podrían permitirle ver menos episodios de tos y más períodos de remisión de su enfermedad crónica.

Considere también la posibilidad de probar enfoques alternativos para hacer frente a sus enfermedades respiratorias como la acupuntura, la osteopatía y el masaje de tejido profundo.

Te recomendamos