CoQ10: energía vital

La coenzima Q10 (CoQ10) es un compuesto soluble en grasa y es mejor conocido por su función vital en la producción de energía dentro de las células la cual se concentra en la mitocondria. Otra función, quizá menos conocida de la CoQ10, es su potente actividad antioxidante en las membranas celulares y en las lipoproteínas tales como el colesterol LDL.

Tejidos con gran necesidad de CoQ10

El cardiólogo, investigador de insuficiencia cardíaca y experto internacional en CoQ10, Peter H. Langsjoen, dice que “el músculo cardíaco consume más energía que cualquier otro órgano en nuestro cuerpo”. El músculo esquelético, el cerebro, el hígado y el tejido de las encías son también grandes consumidores de energía. Estos órganos y tejidos requieren cantidades óptimas de CoQ10 para su buen funcionamiento.

Las células utilizan enzimas para romper los enlaces químicos en las moléculas para de eso forma producir energía. Es importante destacar que las enzimas no pueden realizar su trabajo sin el apoyo de las coenzimas. Algunas vitaminas y el CoQ10 son coenzimas y sin ellas la producción de energía se ve afectada. Según el Dr. Langsjoen, “La CoQ10 es una coenzima de apoyo para tres grandes sistemas enzimáticos esenciales para la producción del 90% de la energía celular”.

CoQ10 como un poderoso antioxidante

Las membranas y las lipoproteínas en las que el CoQ10 ejerce su función neutralizadora de radicales libres y especies reactivas de oxígeno que dañan las moléculas – las cuales se forman simplemente al respirar y come – residen en la mitocondria celular.

La CoQ10 actúa regenerando o reciclando el alfa tocoferol (una forma de vitamina E) para la actividad antioxidante. También evita la peroxidación lipídica -una especie particular de células dañinas reactivas del oxígeno- en el colesterol de lipoproteínas LDL.

¿De dónde se obtiene el CoQ10?

Todas las células de plantas y animales contienen CoQ10. Es ubicuo. Eso significa que se encuentra en todas partes. Y es por eso que las diversas formas de CoQ10 se llaman ubiquinona y ubiquinol.

De igual forma que con el colesterol, el cuerpo produce su propio CoQ10. Pero éste también se encuentra en los alimentos. La carne, el pescado y el pollo son buenas fuentes dietéticas de CoQ10. Se concentra especialmente en la carne derivada de los órganos de estos animales. Una porción de 90 g de carne de res contiene aproximadamente 2.6mg de CoQ10, una cantidad sólo eclipsada por dosis terapéuticas usadas para tratar trastornos asociados con la deficiencia de CoQ10.

¿Qué causa la deficiencia de CoQ10?

La edad es un factor importante en el desarrollo de la deficiencia de CoQ10. Y las personas de edad avanzada que toman estatinas tienen un mayor riesgo de sufrir los devastadores efectos de la deficiencia de CoQ10.

CoQ10 puede ayudar en casos de: Insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedades del corazón, enfermedad de las encías, colesterol alto, presión arterial alta, angina de pecho, infertilidad masculina, SIDA, Infecciones crónicas, fatiga, enfermedad de Alzheimer, diabetes, asma, alergias, candida albicans, obesidad, cáncer, esclerosis múltiple, ulceras duodenales.

Buenas fuentes de CoQ10: Pescados grasos, salmon, carnes, pollo.

ADVERTENCIA: Si usted toma warfarina (medicamento para regular la presión arterial), timolol (medicamento para el glaucoma) o si está recibiendo tratamiento con quimioterapia, es muy importante dejarle saber a su médico si usted está tomando suplementos de CoQ10.

Te recomendamos