Consejos para disfrutar de las fiestas navideñas sin resacas

Ponche con los vecinos, bombones de licor de regalo, vino en la fiesta navideña de la oficina! No es de extrañar que las personas beban 40% más alcohol en diciembre que en cualquier otro mes.

Se puede disfrutar de un par de copas sin temor a sufrir de resaca, siempre y cuando apliquemos un poquito de conocimientos prácticos. Aquí tienes una simple guía para el muy temido ‘día después’

Antes de la fiesta

  • Incluso si vas a cenar fuera, es probable que comiences a beber primero – lo que aumenta considerablemente la velocidad de absorción del alcohol. Antes de salir, no tienes que comer mucho – pero si elegir algo que permanezca en tu estómago durante un tiempo relativamente largo. Un sándwich de queso es ideal: la combinación de proteínas, grasas y pan retrasará la absorción de alcohol en la sangre.
  • Resiste la tentación de empezar a beber mientras te arreglas o te maquillas. Puede que te provoque beber un poco para entrar en «ambiente» pero es fácil olvidar cuanto has bebido antes, cuando vayas por tu quinto trago!
  • Pon agua cerca de tu cama por si acaso se te olvida cuando regreses de la fiesta.

Mientras bebes…

  • No tomar algo en cada ronda que te ofrecen no te convierte en un aguafiestas. Trata de intercalar agua o refresco con cada bebida alcohólica. Esto ralentiza la absorción del alcohol en el torrente sanguíneo, contrarresta la deshidratación y ayuda a eliminar toxinas. Si vas a bailar, lleva una botella de agua contigo a la pista de baile.
  • Escoje bien tus opciones de bebidas. Los licores transparentes como el vodka o el vino blanco tienen menor cantidad de congéneres – toxinas producidas durante la fermentación que dan a las bebidas su color oscuro. Como regla general, los investigadores han encontrado que mientras más oscura la bebida (vino tinto, whisky, brandy, etc), más congéneres contienen y el peor la resaca que causan. Si vas a mezclar el licor, elige jugos de frutas ya que las bebidas gaseosas aumentan la absorción de alcohol en el torrente sanguíneo.
  • Evita el exceso de hielo. Las bebidas muy frías nos animan a tragar en vez de sorber.
  • Si vas a beber vino, evita las variedades baratas. Cuanto mejor es la calidad, menor el número de toxinas, lo que significa menor riesgo de un dolor de cabeza a la mañana siguiente. Además, el sabor de un buen vino es más agradable!
  • Si nbecesitas controlar tu bebida, no dejes que recarguen tus tragos. Fácil de hacer si estás en un bar – un poco más complicado si estás en una cena o en una fiesta. Permitir que te recarguen en el trago es la manera más fácil beber más de lo previsto.
  • Si estás en un bar o en una disco, compra tus propios tragos. Si bebes en grupo, te sentirás obligado a llevar el ritmo del bebedor más rápido de tu grupo. Es menos probable que optes por agua con gas cuando estás contribuyendo al doble vodka o coca-colas de todos los demás! Si piensas que se podrían burlar de ti porque no bebes lo suficiente, haz trampa! ¿Quién puede saber que tu «gin and tonic» no tiene ginebra o que tu cóctel de frutas está libre de alcohol?
  • Si tú eres el anfitrión recuerda: «Beber debe ser una opción, no una obligación» – así que no insistas si alguien te rechaza una bebida alcohólica. Prepara algún cóctel sin alcohol para que tus invitados tengan otra opción además del refresco o el jugo de naranja. Sirve algo de comida o bocadillos a intervalos regulares para evitar que tus invitados beban con el estómago vacío.

Después de beber…

  • Bebe agua al final de la noche y una vez más antes de acostarte – esto le da a tu cuerpo una ventaja inicial en el camino hacia la recuperación y reduce el riesgo de una resaca.
  • …o toma leche. La leche es anti-diurética, lo que significa que puedes rehidratar tu cuerpo. De esta forma evitas tener que ir al baño durante la noche.

Al siguiente día…

  • Toma paracetamol. Si amaneces con náuseas, toma paracetamol y un antiácido. La aspirina o el ibuprofeno pueden irritarte el estómago. Si te sientes realmente mal, toma algún tratamiento de rehidratación para reemplazar la pérdida de minerales y sal. También puedes tomar una bebida isotónica (bebida deportiva) o agua de coco con una pizca de sal para reemplazar los minerales y las sales perdidas.
  • Desayuna pero nada de comidas fritas o cereales azucarados. Elige carbohidratos de liberación lenta para mantener la energía. Puedes comer, por ejemplo, huevos (revueltos o pasados ​​por agua) sobre una tostada de pan integral. Los huevos contienen cisteína que rompe el acetaldehído, una toxina causante de la resaca, así como ácidos grasos esenciales necesarios para ayudar al hígado a sanar su cuerpo.
  • Si no te provocan los alimentos cocinados prueba comer yogur natural y miel. El yogur restaura el equilibrio de las bacterias naturales de los intestinos evitando mientras que la miel reemplaza los electrolitos perdidos, como el sodio y el potasio. Incluso galletas tostadas o ligeramente saladas elevarán los niveles bajos de azúcar en la sangre y aliviarán las náuseas.
  • Prueba la acupresión. Un punto de acupresión que es eficaz para las náuseas se encuentra en la parte interior de la muñeca – a tres dedos por debajo de los pliegues de la muñeca, entre los tendones. Coloca el dedo índice, el dedo medio y el dedo anular alineados de modo que el índice quede sobre el centro del pliegue de la muñeca y el dedo anular sobre la base de la palma de tu mano. A continuación, presiona la zona con el dedo anular, de 20 a 30 segundos.
  • Duerme! Imprescindible para que te sientas mejor. Lo único que realmente funciona es el tiempo. El hígado tarda aproximadamente una hora para procesar cada unidad de alcohol que hayas consumido por lo que descansar, mantenerse hidratado y dormir es la mejor solución. Calcula que una lata de cerveza equivale a 1 unidad de alcohol; una copa de vino (250 ml) aproximadamente, 3 unidades de alcohol.

Te recomendamos