Cómo resolver problemas gastrointestinales

Problemas gastrointestinales de diversa índole son frecuentes y afectan a casi todo el mundo, al menos una vez en la vida.

Estos pueden afectar a uno o varios órganos del tracto gastrointestinal, como el estómago, los intestinos y el colon. Algunos de los síntomas más comunes que los pacientes reportan a sus médicos son reflujo ácido, indigestión, estreñimiento, diarrea y distensión abdominal.

A continuación damos una breve visión general de los factores importantes que pueden ayudar a resolver sus problemas gastrointestinales.

Cambios en la dieta

Evite los alimentos ofensores. Ciertos alimentos son bien conocidos por desencadenar síntomas de síndrome del intestino irritable y otras enfermedades gastrointestinales. Entre estos alimentos se encuentran el trigo, la soya , productos lácteos, azúcar, edulcorantes y colorantes artificiales y aditivos. Algunos pacientes refieren empeoramiento del síndrome de intestino irritable ( SII ) o síntomas de colitis después de comer legumbres, algunos vegetales crudos y frutas con cáscara. Una alternativa a los vegetales crudos podría ser verduras que se cuecen al vapor para que sean más fáciles de digerir. Mantener un diario en el que escribe los alimentos que come durante el día y los síntomas resultantes, ayudará a definir cuales podrían ser la causa de sus problemas gastrointestinales. Los estimulantes fuertes como el té, café, alcohol y bebidas gaseosas también pueden tener un efecto negativo sobre la salud del tracto gastrointestinal. Fumar y mascar tabaco deben ser estrictamente evitados si sufre de estos trastornos.

Cambie sus hábitos alimenticios. Por vivir en un mundo multitarea y agitado nos hemos acostumbrados a comer en nuestros escritorios, usualmente apurados y sin prestar atención a qué y cómo comemos. Aceptar que el mundo no se va a acabar si tomamos 30 minutos del día para comer es una parte importante de la solución de problemas gastrointestinales. Estar conscientes de lo que comemos es muy importante ya que permite enviar los mensajes adecuados al cerebro, lo cual a su vez desencadena la producción de jugos gástricos que descomponen los alimentos en el estómago. Si comemos sin pensar y con prisa, podemos dar lugar a espasmos musculares y a comida no digerida adecuadamente, resultando en múltiples problemas gastrointestinales que podrían haberse evitado fácilmente. Dedique algo de tiempo para todas las comidas del día y procure comer platos bien preparados y visualmente atractivos, preferiblemente fuera de la oficina. Todo esto ayudará a establecer asociaciones positivas con la comida. Comer con más frecuencia durante el día y comer porciones más pequeñas a la vez puede tener un impacto positivo adicional en el proceso de digestión.

Control del estrés

El estrés crónico es el causante número uno de problemas gastrointestinales recurrentes. El estrés severo y la ansiedad provocan que los músculos del cuerpo se tensen y que sufran de espasmos incontrolables. Esto también afecta a los músculos que recubren el tracto digestivo, lo cual conduce a inflamación, indigestión, estreñimiento y múltiples trastornos gastrointestinales. La hipnoterapia podría ser muy útil para controlar los síntomas comunes del síndrome de intestino irritable ( SII ) porque puede promover un estado de ánimo relajado. La mayoría de los pacientes sometidos a hipnoterapia reportan menos problemas gastrointestinales después de un ciclo completo de la hipnosis durante un máximo de cinco años. Se puede reforzar con la práctica de la auto-hipnosis, por ejemplo escuchando meditaciones grabadas. La terapia conductual también es otro método muy eficaz que puede ayudar a los pacientes a cambiar la manera de reaccionar ante el mundo que los rodea, inculcando una perspectiva más positiva sobre las cosas que previamente han causado gran ansiedad y estrés. Según varios estudios clínicos, la hipnoterapia y los enfoques de comportamiento son mucho más eficaces en comparación con el enfoque medicinal que sólo toma en cuenta los síntomas de los problemas gastrointestinales y no sus causas.

Ejercitarse de la manera correcta

Los pacientes afectados por problemas gastrointestinales deben elegir sus ejercicios con prudencia. Los ejercicios con pesas o actividades extra-extenuantes deben evitarse por completo. Escoja actividades que promueven movimientos lentos y que fluyen libremente, como por ejemplo el Tai-Chi, Yoga o Pilates, los cuales tienen como meta promover la relajación y el bienestar del cuerpo y de la mente. También es recomendable centrarse en ejercicios que mejoran el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal como nadar, hacer ejercicios de estiramiento y abdominales.

Suplementos dietéticos

Además de comer los alimentos adecuados, el consumo de algunas hierbas medicinales y suplementos dietéticos puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas. Los probióticos, ampliamente disponibles en tiendas naturales, pueden ayudar a re-establecer la flora intestinal y abordar efectivamente los problemas de diarrea o estreñimiento. Estas bacterias intestinales se deben tomar con las comidas y preferiblemente durante periodos prolongados de tiempo. Busque probióticos que contengan bacterias vivas y activas y que provengan de proveedores confiables. Una cápsula de aceite de menta tomado 3 veces al día puede aliviar los retortijones en pacientes diagnosticados con síntomas de SII. También se puede preparar un té de corteza de olmo con una cucharadita en 2 tazas de agua hirviendo y tomarlo durante el día para calmar el intestino irritado.

Te recomendamos