Café (Coffea arabica, C. robusta)

¿Sabías que el«café» es el segundo producto más comercializado en el mundo, justo después del petróleo?

Información nutricional del Café

El café viene de un árbol de hoja perenne que produce frutos rojos como «cerezas.» El proceso se inicia mediante la eliminación de la piel de la fruta para revelar un grano verde. Estos granos de café se secan y tuestan.

La mayoría del café que se consume proviene de la variedad Arábica o la Robusta. El café Arábica representa el setenta por ciento de la producción mundial de café. Tiene un sabor suave y es aromático. El café de la variedad robusta viene del sureste de Asia y Brasil. Tiene un sabor un tanto amargo y contiene alrededor de un cincuenta por ciento más de cafeína que el Arábica.

Se cree que el café se originó en el centro de Etiopía en el año 850 DC y fue traído a Yemen, donde se ha cultivado desde 1000 DC. El café se utilizó principalmente con fines medicinales, hasta hace alrededor de mil años, cuando la gente comenzó a tomarlo como bebida caliente. El café siempre fue popular entre la gente del Medio Oriente, pero tardó algo de tiempo para que se popularizara. Al principio los cristianos creían que el café era malo hasta que el Papa, finalmente, lo probó y consiguió que era una bebida deliciosa. Así comienza la cultura del café, que pronto se extendió desde Italia a Francia, Inglaterra y América.

¿Por qué tomar café?

El café no contiene cantidades significativas de vitaminas o minerales, sin embargo, sus propiedades antioxidantes son fuera de serie. El café contiene fitoquímicos tales como el ácido clorogénico, con beneficios antioxidantes similares a los encontrados en las frutas y verduras y que pueden mejorar el metabolismo de la glucosa (azúcar). Una taza normal de café regular contiene entre 60 y 130 mg de cafeína. La cafeína es un estimulante que puede ayudar con el estado de alerta y puede mejorar el rendimiento deportivo, sin embargo, el exceso puede causar nerviosismo e irritabilidad.

En la medicina popular…

Preparaciones con las hojas y las raíces de la planta de café se han utilizado para las fiebres, resfriados y neumonía. En algunas culturas se cree que la administración de un enema de café desintoxica el hígado y limpia el colon. El café tiene un efecto laxante en muchas personas.

Según la ciencia…

  • Enfermedad de Parkison: En un estudio de más de un millón de personas, el consumo de cafeína se asoció con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson en los hombres (pero no en las mujeres).
  • Salud del corazón: Aunque el consumo de café se ha asociado con la hipertensión y niveles elevados de homocisteína, un estudio que siguió a 41.836 mujeres posmenopáusicas durante quince años mostró que el consumo de café redujo el riesgo de enfermedad cardiovascular y otras condiciones inflamatorias.
  • Protección para el hígado: En un estudio de más de 125.000 personas, una taza de café al día redujo el riesgo de cirrosis alcohólica en un veinte por ciento. Cuatro tazas al día redujeron el riesgo en un ochenta por ciento!
  • Pérdida de la memoria: Un estudio realizado en hombres de edad avanzada mostró que aquellos que bebían tres tazas de café al día tenían menos pérdida de memoria que los que no lo hacian. En otro estudio de la Universidad de Arizona, observando una población de edad avanzada, los investigadores encontraron que los bebedores de café descafeinado tuvieron una disminución en el rendimiento de la memoria como a medida que el día avanzaba, pero este no fue el caso en los bebedores de café con cafeína.
  • Diabetes tipo 2: Un estudio de once años con mujeres encontró que las que consumían café (especialmente descafeinado) tenían menos riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una revisión de quince estudios sobre el café y la diabetes tipo 2, publicado en The Journal of the American Medical Association, encontró que las personas que bebían regularmente café estaban en menor riesgo.
  • Cáncer de mama: En varios estudios se demostró que las células de cáncer de mama en humanos responden positivamente a un tratamiento con ácido caféico y ácido clorogénico del café.

Tips

  • Para seleccionar granos de café de mejor sabor, asegúrese de que estén recién tostados y molidos. Los granos deben ser fragantes y estar libres de grietas.
  • Cuanto más oscuro es el resultado del tostado, más fuerte y más amargo será el sabor.
  • Mantenga el café en un recipiente hermético, en un lugar fresco y seco. Para un almacenamiento de más de una semana, el café molido se puede refrigerar. No lo congele ya que la acumulación de humedad puede crear olores no deseados que serán absorbidos por el café.
  • Vierta una mezcla de vinagre y agua (1:1) en su máquina de café, un par de veces por mes y póngala a funcionar. Esto elimina la acumulación de aceites que se han oxidado y que pueden darle un sabor amargo a su café.

Bibliografía
  1. Ascherio A et al. Coffee consumption, gender, and Parkinson’s disease mortality in the cancer prevention study II cohort: the modifying effects of estrogen. Am J Epidemiol. 2004 Nov 15;160(10):977–984.
  2. Buijsse B, Giampaoli S, Kalmijn S, Kromhout D, Nissinen A, Tijhuis M, van Gelder BM. Coffee consumption is inversely associated with cognitive decline in elderly European men: the FINE study. Eur J Clin Nutr. 2006 Aug 16.
  3. Folsom AR, Parker ED, Pereira MA. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus: an 11-year prospective study of 28,812 postmenopausal women. Arch Intern Med. 2006 Jun 26;166(12):1311–1316.
  4. Klatsky AL, Morton C, Udaltsova N, Friedman GD. Coffee, cirrhosis, and transaminase enzymes. Arch Intern Med. 2006 Jun 12;166(11):1190–1195.
  5. Lee WJ, Zhu BT. Inhibition of DNA methylation by caffeic acid and chlorogenic acid, two common catechol-containing coffee polyphenols. Carcinogenesis. 2006 Feb; 27(2):269–277.
  6. Paluska SA. Caffeine and exercise. Curr Sports Med Rep. 2003 Aug;2(4):213–219.
  7. Van Dam RM, Hu FB. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes: a systematic review. JAMA. 2005 Jul 6;294(1):97–104.

Te recomendamos