Betula pendula

El abedul es un árbol. Las hojas del árbol, que contienen mucha vitamina C, se utilizan con fines medicinales.

Árbol estrechamente colgante, corteza blanca y luego con grietas rugosas y oscuras en base. Los frutos están agrupados en infrutescencias colgantes que se deshacen al madurar. Las hojas tienen el haz verde oscuro brillante, amarillo en otoño, y envés plateado, y salen a partir de brotes delgados y péndulos. Flores verdosas, las masculinas en largos amentos colgantes y las femeninas, también en amentos, más cortos.

Según la teoría más aceptada, su nombre procedería del latín betūlla que a su vez procedería de la palabra betu que era como los celtas designaban al abedul. Sin embargo, antes de la aparición del papel, la corteza del abedul se usaba para escribir sobre ella, por lo que hay quienes piensan que su nombre se deriva del sánscrito bhurga, ‘árbol en cuya corteza se escribe’. Otros opinan que procede de batuere, ‘batir’, por el uso que daban los pastores las vergas que construían con sus ramas.

Información

{slider=Botánica}

Familia: Betulaceae

Nombres botánicos: Betula verrucosa, Betula pubescens, Betula pendula, Betula alba

Nombres comunes: Abedul común, abedul de Europa, abedul verrugoso o abedul péndulo

Nombre en Inglés: Silver Birch

{/slider} {slider=Usos/Dosis}

Indicaciones

Parte utilizada:Se emplean las hojas secas, enteras o fragmentadas (Betulae folium) de Betula pendula Roth. (Sinónimos.: B. verrucosa Ehr., B. alba L.), B. pubescens Ehrh. o especies híbridas de ambas.

Indicaciones aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en base a su uso tradicional: aumentar el flujo de orina para lograr el “lavado de las vías urinarias”, como adyuvante en problemas urinarios leves.

Aprobadas por ESCOP y la Comisión E del ministerio de sanidad alemán: Para incrementar la diuresis en afecciones bacterianas o inflamatorias de las vías urinarias bajas y en caso de presencia de arenilla y para la prevención de cálculos urinarios (“terapia de lavado de las vías urinarias”).

Además, la Comisión E aprueba su uso como coadyuvante en el tratamiento de las molestias reumáticas. Popularmente se ha empleado también para la limpieza y desinfección de heridas.

Modo de empleo

Posología recomendada por la EMA (a partir de los 12 años, por dosis):

  1. ­Infusion: 2­3 g por toma. Máximo: 12 g/día.
  2. Polvo de hoja: 650 mg/dosis. Máximo 1,3 g/día.
  3. ­Extracto seco (3­8:1, acuoso): 0,25 ­ 1 g/dosis. Máxiomo: 4 g/día.
  4. Extracto fluido de hoja fresca (1:2­2,4, acuoso): 15 mL, 2­3 veces al día.
  5. Extracto fluido de hoja fresca, estabilizado con vapor de etanol 96% (1:1, 50­60% v/v etanol): 2,5 mL/dosis; máximo: 7,5 mL/día.
    1. Tradicionalmente se utiliza en periodos de 2­4 semanas. para favorecer el efecto diurético, se aconseja acompañar de una ingesta abundante de líquido.

      Posología propuesta por ESCOP:

      1. Infusión: 2­3 g, 2­3 veces al día, o preparaciones equivalentes.
      2. Tintura (1:10): 2 mL tres veces al día.
      3. Jugo fresco: 15 mL tres veces al día.

      Posología recomendada por la Comisión E (salvo otra prescripción): 2­3 g de droga, varias veces al día, o cantidad equivalente de otros preparados. Para reforzar el efecto diurético, es conveniente acompañar de una ingesta de líquidos abundante (al menos 2 litros al día).

      {/slider} {slider=Contraindicaciones}

      Alergia a la zanahoria silvestre, la artemisa, el apio y las especias: El polen de abedul puede producir reacciones alérgicas en las personas que son alérgicas a estas plantas y especias.

      El abedul parece funcionar en forma similar a las “píldoras de agua”, haciendo que el cuerpo pierda agua. El tomar abedul junto con otras “píldoras de agua” podría hacer que el cuerpo pierda exceso de líquido, lo cual puede causar mareos y que su presión arterial baje demasiado. Algunas “píldoras de agua” incluyen clorotiazida (Diuril), clortalidona (Thalitone), furosemida (Lasix), hidroclorotiazida (HCTZ, Hydrodiuril, Microzide) y otras.

      Efectos secundarios

      En algunos casos, molestias gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea) y reacciones alérgicas (picor, sarpullido, urticaria, rinitis alérgica).

      Precauciones

      En el caso de edemas causados por insuficiencia cardiaca o renal, sólo puede utilizarse bajo control médico.

      Aunque no se han descrito reacciones adversas, recomendamos que su uso durante el embarazo y la lactancia sea supervisado por el médico. El uso en niños menores de 12 años de edad no se recomienda debido a la falta de experiencia disponibles.

      {/slider} {slider=Evidencia}

      Está demostrada una acción diurética, aumentado la excreción de agua y electrolitos. Por el efecto de arrastre previene la formación de arenillas y cálculos en las vías urinarias. Los extractos acuosos de hoja de abedul se han mostrado más activos que los alcohólicos, sin embargo los triterpenos de tipo damarano no han mostrado actividad diurética. Además se ha encontrado actividades muy diversas in vitro: antivírica contra HIV, potenciadora de la acción antivirica del aciclovir. A dosis elevadas presenta una actividad contra la fiebre en modelos animales.

      Estudios clínicos realizados en 1937 y 1941 no demostraron un efecto diurético mayor que el del agua pura. En un estudio presentado en un congreso (Müller y Schneide, 1999), 1.066 pacientes fueron clasificados en cuatro grupos: el 73,8% sufría de infecciones del tracto urinario, cistitis o inflamación de las vías urinarias, el 14,2% de la vejiga irritable, un 9,3% de las piedras y el 2,7% de las molestias urinarias diversas. Un 56% de los pacientes del primer grupo recibió la terapia con antibióticos. Todos los pacientes recibieron un extracto acuoso seco de la hoja de abedul (4­8:1) en varias dosis al día (180 a 1080 mg o más) para el mejorar de sus problemas urinarios. En la mayoría de los casos el período de tratamiento fue de 2­4 semanas. Después de este período los síntomas desaparecieron en el 78% de los pacientes del primer grupo, en el 65% en el segundo grupo y en el 65% en el tercer grupo. Los síntomas desaparecieron en 80% de los pacientes tratados con antibióticos, y en el 75% de los que van sin los antibióticos. Tanto los médicos como los pacientes consideraron la eficacia como muy buena (39% y 48% respectivamente) o buena (52% y 44% respectivamente).

      En un estudio aleatorizado, doble ciego, estudio piloto controlado con placebo, 15 pacientes con infecciones del tracto urinario inferior fueron tratados con 4 tazas de té de hojas de abedul o el té de placebo diariamente durante 20 días. Los recuentos microbianos disminuyeron en un 39% en la orina del grupo de abedul frente al 18% en el grupo placebo. Al final del estudio, 3 de cada 7 pacientes en el grupo verum y 1 de 6 en el grupo de control ya no sufrían de una infección del tracto urinario.

      En un estudio piloto de 12 semanas de duración, en el que participaron 42 pacientes con hepatitis C a los que se les administró un extracto caracterizado de hoja de abedul (75% de betulina, 3,5% de ácido betulínico), se demostró un efecto hepatoprotector, reduciendose los niveles de ALT (54%) y VHC RNA (43%), al tiempo que mejoraron los síntomas de fatiga y dispepsia.

      {/slider} {slider=Química}

      La hoja de abedul tiene como principales componentes los flavonoides (2,3­3,5%) y los derivados triterpénicos. Entre los flavonoides destacan el hiperósido (quercetina­3­O­galactosido) y la avicularina, así como otros heterósidos de la quercetina (como la quercetina­3­O­glucurónido, la quercetina­3­O­ ramnósido o quercetrina), de la miricetina (miricetina­3­O­galactosido) y del kenferol.

      Contiene alcoholes triterpénicos y ésteres de tipo damarano con malonato en C­3 o acetato en C­12, triterpenos derivados del lupano (lupeol y derivados hidroxilados, betulina, betulinol, ácido botulínico). Además, contiene arilbutanoides y diarilheptonoides glicosilados, sales potásicas (4%), acido ascórbico (0,5%), compuestos fenólicos (3,4’dihidroxipropiofenona 3­glucósido, ácido cafeico y clorogénico), aceite esencial, taninos hidrolizables (galotaninos y elagitaninos), lignanos y saponinas.

      Según la Farmacopea Europea, el contenido mínimo de flavonoides totales, expresados como hiperósido, debe de ser al menos de un 1,5%, respecto a droga desecada.

      {/slider}

      Galería de Imágenes

      {gallery}plant_data_base/betula_pendula{/gallery}


      Bibliografía
      1. Carnat A, Lacouture I, Fraisse D, Lamaison JL Standardization of the birch leaf Ann Pharm Fr 1996; 54 (5): 231­5.
      2. EMA­HMPC. Community herbal monograph on Betula pendula Royh; Betula pubescens Ehrh., folium. London: EMA, 2008. Doc. Ref. EMEA/HMPC/260019/2006.
      3. Gong Y, Raj KM, Luscombe CA, Gadawski I, Tam T, Chu J, Gibson D, Carlson R, Sacks SL. The synergistic effects of betulin with acyclovir against herpes simplex viruses. Antiviral Res 2004; 64 (2): 127­130.
      4. Klinger W, Hirschelmann R, Süss J. Birch sap and birch leaves extract: screening for antimicrobial, phagocytosis­influencing, antiphlogistic and antipyretic activity. Pharmazie 1989; 44: 558­560.
      5. Lahti A, Hannuksela M. Immediate contact allergy to birch leaves and sap. Contact Dermat 1980; 6: 464­465.
      6. Müller B, Schneider B. Anwendungsbereiche eines Trockenextrakts aus Birkenblätten bei Harnwegserkrankungen: Ergebnisse einer Anwendungsbeobachtung. In: Abstracts of Phytotherapie an der Schwelle zum neuen Jahrtausend; 10. Jahrestagung der Gesellschaft für Phytotherapie. Münster, 11­13 November 1999; 106­8 (Abstract P16).
      7. Ossipov V, Nurmi K, Loponen J, Haukioja E, Pihlaja K. High­performance liquid chromatographic separation and identification of phenolic compounds from leaves of Betula pubescens and Betula pendula. J Chromatogr A 1996; 721: 59­68.
      8. Rickling B, Glombitza K­W. Saponins in the leaves of birch? Hemolytic dammarane triterpenoid esters of Betula pendula. Planta Med 1993; 59: 76­79.
      9. Shikov AN, Djachuk GI, Sergeev DV, Pozharitskaya ON, Esaulenko EV, Kosman VM, et al. Birch bark extract as therapy for chronic hepatitis C, a pilot study. Phytomedicine. 2011 Jul 15;18(10):807­10. doi: 10.1016/j.phymed.2011.01.021.
      10. Smite E, Lundgren LN, Andeerson R. Arylbutanoid and diarylheptanoid glycosides from inner bark of Betula pendula. Phytochemistry 1993, 32: 365­369.

Te recomendamos