Angélica

Angelica archangelica

Descripción

La Angélica es una planta bianual de porte robusto, raíz oscura y cónica cubierta de pequeñas raicillas secundarias. La raíz posee un sabor cálido, acre aromática y ligeramente amargo y desprende un olor fragante y agradable. Cuando se corta rezuma un líquido amarillento, resinoso y ligeramente amargo, muy oloroso y rico en aceite esencial.

Las hojas son muy grandes y se dividen y subdividen en segmentos foliares de figura lanceolada y asimétrica. En la parte más alta del tallo aparecen umbelas que contienen numerosas flores verdosas repartidas en las 30 o 40 umbélulas que la componen. Florece en el mes de abril y da fruto un mes o un mes y medio después.

Angelica archangelica
Nombre Común Angélica
Familia Umbelíferas
Otros nombres Archangelica officinalis.
Habitat Lugares húmedos y sombríos.
Propiedades medicinales: Astiespasmódico, carminativo, depurativo, diaforético, digestivo, emenagogo, expectorante, febrífugo, nervino, estimulante, estomacal y tónico.
Partes comestibles: Hojas, raíces, semillas y tallos.
Utilización: Herbalismo, Aromaterapia, Culinario
ADVERTENCIAS: Todos los miembros de este género contienen furocumarinas, que aumentan la sensibilidad de la piel a la luz solar y puede causar dermatitis

Componentes principales

Aceites volátiles, obtenidos principalmente a partir de la raíz y las semillas, tienen una composición similar que consiste en una serie de terpenos, principalmente [[beta]]-felandreno, con [[beta]]-bisaboleno, [[beta]]-cariofileno, [[alfa]]-felandreno, [[alfa]] – y [[beta]]-pineno, limoneno, linalol, borneol, acetaldehído, menthadienes y nitromenthadienes.

Lactonas macrocíclicas como tridecanolide, tridecanolide l2-metilo, pentadecanolida.

Ftalatos tales como hexamethylphthalate.

Cumarinas, especialmente glicósidos de furocumarina tales como marmesin y apterin.

Derivados de angelicina y byakangelicina, osthol, umbeliferona, psoraleno, bergapteno, imperatoren, xanthotoxol, xantotoxina, oxypeucedanin y otros.

Misc. azúcares, ácidos vegetales, flavonoides y esteroles.

Herbalismo

La angélica tiene una larga historia como hierba medicinal popular, especialmente para el tratamiento de trastornos digestivos y problemas con la circulación sanguínea. Medicinalmente, la raíz es el más activa. Se debe cosechar en el otoño de su primer año de crecimiento, cortada longitudinalmente y secada rápidamente. Si se almacena bien, la raíz conserva sus virtudes medicinales durante muchos años. Las hojas y las semillas también se pueden utilizar. Las hojas se cosechan y secan a finales de primavera antes de que la planta entre en flor. En infusión se utiliza para aliviar la flatulencia, indigestión, bronquitis crónica y el tifus. Estimula el flujo de sangre a las partes periféricas del cuerpo y por lo tanto es de valor en el tratamiento de la mala circulación – se considera un tratamiento específico para la enfermedad de Buerger, una condición que afecta la circulación en las arterias de las manos y los pies. La angélica está contraindicada en personas con tendencia a la diabetes ya que su uso puede aumentar los niveles de azúcar en la orina. Esta planta no debe prescribirse a mujeres embarazadas, ni se debe permitir que el zumo entre en contacto con los ojos. La Comisión Alemana de Monografías E, una guía terapéutica de la medicina a base de hierbas, ha aprobado el uso del fruto de la Angelica archangelica para casos de fiebres y resfriados, infecciones del tracto urinario, problemas dispépticos y pérdida de apetito y la raíz ha sido aprobada para casos de dispepsia y pérdida de apetito. No hay riesgos para la salud o efectos secundarios con la administración de dosis terapéuticas.

Aromaterapia

Extracción: El aceite esencial se obtiene por destilación de las (1) las raíces y rizomas y (2) de frutas o semillas. Un absoluto a base de raíces también se produce en pequeña escala.

Características: (1) líquido de color amarillo pálido o incoloro que se vuelve amarillo-marrón con el pasar del tiempo, y con un rico aroma herbáceo terroso. (2) El aceite de la semilla es líquido, incoloro con una fresca y picante nota superior.

Usos terapéuticos: Para el cuidado de la piel– pieles congestionadas; condiciones de irritación, psoriasis. Para la circulación, músculos y articulaciones – acumulación de toxinas, artrítis, gota, reumatismo, retención de líquido. Para el sistema respiratorio – bronquitis y tós. Para el sistema digestivo – anemia, anorexia, flatulencia, indigestión. Para el sistema nervioso – fatiga, migraña, tensión nerviosa y desordenes reslacionados con el estrés. Para el sistema inmunológico – resfriados.

Culinario

La angélica se utiliza frecuentemente como condimento y en licores tales como el chartreuse y el benedictino, en la ginebra y el vermut; las hojas se usan como guarnición o en ensaladas, y los tallos confitados en tortas y budines.

Otros Usos

Es un componente aromático muy apreciado en la confección de jabones, lociones y perfumes, especialmente colonias tipo orientales. Se emplea en algunos cosméticos por su efecto calmante en afecciones de la piel.

Te recomendamos