Alcachofas, alcauciles (Cynara scolymus L.)

alcachofas

Originada en el mediterraneo, para los antiguos egipcios era un símbolo de sacrificio y fertilidad.

Perfil nutricional de las alcachofas

Las alcachofas son en realidad las flores inmaduras de la planta de cardo. Las hojas y los capullos de las flores son comestibles, pero el centro no lo es. Las alcachofas varían en color, desde el púrpura oscuro a verde pálido y vienen en diferentes variedades. Nota: La “alcachofa de Jerusalén” es un tubérculo nutritivo, muy apreciado por su sabor similar a la alcachofa, pero es realmente un miembro de la familia de las magnolias y en nada relacionado con la Cynara scolymus L..

Muy probablemente, la alcachofa se originó en el Mediterráneo, posiblemente en Sicilia, Italia. En antiguos escritos egipcios, se observan las alcachofas como símbolo de sacrificio y de fertilidad y son mencionadas en la literatura griega y romana desde del 77 AC. En la Europa del siglo XVI, la alcachofa era un alimento favorito de la realeza. Se cree que es una de las más antiguas plantas medicinales del mundo. Los españoles lo trajeron Estados Unidos en 1600, pero no tuvo éxito con los americanos hasta los años 1920.

¿Por qué comer alcachofas?

Las alcachofas son una rica fuente de vitamina C, ácido fólico, fibra dietética, magnesio, y potasio. Las alcachofas contienen el fitoquímico cinarina, que ayuda en la digestión, al estimular la producción de bilis. También puede ayudar a aumentar el apetito. Las alcachofas contienen el flavonoide silimarina, el cual se estima que presta apoyo protector para el hígado y contra las enfermedades del corazón ya que evita que el colesterol LDL se convierta en su forma oxidativa más perjudicial. Según un estudio (2004) del USDA (United States Drug Administration), las alcachofas ocupa el séptimo lugar de los 100 alimentos que contienen más antioxidantes.

En la medicina popular…

A lo largo de la historia, los egipcios y los europeos creíam que la alcachofa otorgaba mayor potencia sexual y ayudaba en la concepción. Los griegos y romanos la utilizaban para promover la regularidad intestinal y para aliviar el malestar estomacal. Se ha dicho que el consumo de alcachofa ayuda a “limpiar” la sangre al desintoxicar el hígado y la vesícula biliar. También han sido utilizado para tratar mordeduras de serpientes, para la anemia, edemas (hinchazón), artritis y picazón.

Según la ciencia…

  • Colesterol alto: Investigadores han descubierto que el extracto de hoja de alcachofa pueden reducir los niveles de colesterol en las personas.
  • Circulación: En estudios con ratones, se encontró que la alcachofa restauró venas y arterias que no contaban con suficiente flujo sanguíneo.
  • Salud Digestiva: Estudios realizados en animales han determinado que los compuestos químicos de la alcachofa pueden detener las perturbaciones en el tracto digestivo. Estudios en humanos también han encontrado que el extracto de la hoja de alcachofa puede reducir significativamente los síntomas del síndrome del intestino irritable (IBS) y la dispepsia (dolor en la zona media del abdomen).
    • Tips

      • Al seleccionar alcachofas, escoja las que se sientan pesadas, con hojas apretadas y de color verde oscuro.
      • Manténgalas refrigeradas en una bolsa plástica y úselas dentro de los cuatro días siguientes de haberlas comprado.
      • El tallo es comestible. Elimine las hojas dañadas antes de cocinarlas.
      • A pesar de que cocinarlas al vapor es una opción, el método más común es hervirlas. Colóquelas en una olla y cubra con suficiente agua y una cucharada de aceite de oliva. Lleve el agua a ebullición, tape la olla y hierva a fuego lento. Cocine durante 25 a 30 minutos.

        • Bibliografía
          1. Bundy R, Walker AF, Middleton RW, Marakis G, Booth J. Artichoke leaf extract reduces symptoms of irritable bowel syndrome and improves quality of life in otherwise healthy volunteers suffering from concomitant dyspepsia: a subset analysis. J Altern Compl Med. 2004 Aug; 10(4):667–669.
          2. Emendorfer F, Emendorfer F, Bellato F, Noldin VF, Cechinel-Filho V, Yunes R, Delle Monache F, Cardozo A. Antispasmodic activity of fraction and cynaropicrin from Cynara scolymus on guinea-pig ileum. Bil Pharm Bull. 2005 May; 28(5):902–904.
          3. Gebhardt R. Inhibition of Cholesterol Biosynthesis in Primary Cultured Rat Hepatocytes by Artichoke Extracts. J Pharmacol Exp Ther. 1998, Sept; (286):1122–1128.
          4. Pittler MH, Thonpson CO, Ernst E. Artichoke leaf extract for treating hypercholesterolaemia. Cochrane Database Syst Rev. 2002; (3):CD003335.
          5. Rossoni G, Grande S, Galli C, Visioli F. Wild artichoke prevents the age-associated loss of vasomotor function. J Agric Food Chem. 2005 Dec 28;53(26):10291–10296.

Te recomendamos