5 estrategias contra la inflamación

Desde artritis hasta enfermedades del corazón, desde asma hasta Alzheimer, las inflamaciones son responsables por una gran variedad de enfermedades que atacan tanto a adultos como a jóvenes.

La inflamación es en realidad un fenómeno biológico normal y saludable. Ayuda a eliminar entidades dañinas de nuestro organismo, tales como: bacterias, virus y células dañadas. Sin embargo, a veces esta respuesta se sobre estimula, dificultando el proceso de curación y causando daños al cuerpo.

Hay varios factores que pueden alterar este mecanismo natural de curación. Una mala nutrición puede causar que la respuesta inflamatoria del cuerpo se vuelva hiperactiva. Los científicos han encontrado una conexión entre las dietas que contienen exceso de azúcar, grasa animal y almidones refinados y entre el aumento en la propensión de una persona a sufrir de inflamación. El estrés es otra cosa que puede interrumpir el proceso de curación. El cerebro responde al estrés liberando sustancias químicas, como la adrenalina y el cortisol, las cuales consumen las reservas del cuerpo y sirven de combustible para los procesos inflamatorios.

A continuación te ofrecemos algunas estrategias simples para ayudarte, a ti y a tus seres queridos, a combatir la inflamación:

Elimina las gaseosas/refrescos

El azúcar es tóxico para el sistema inmunológico. Las gaseosas y refrescos son de los peores ofensores. Prueba sustituir el refresco con aguas aromáticas: sólo tienea que añadir rodajas de limón, naranjas, fresas o melón a un vaso de agua fría. Si te gusta el «cosquilleo burbujeante» de las gaseosas, sólo tienes que añadir un poco de agua mineral con gas a tu jugo favorito.

Súbele al picante

Las especias pueden inflamar tu paladar, pero pueden hacer justo lo contrario con el resto de tu cuerpo. La curcumina, por ejemplo, es un compuesto que se encuentra en la cúrcuma, el principal componente del curry. Cuando se trata de mantener las rodillas y articulaciones en buen estado, la curcumina no tiene nada que envidiarle a los medicamentos para la artritis. Ciertos estudios han concluido que la curcumina puede ser tan eficaz como el ibuprofeno, para aliviar el dolor en personas que sufren de osteoartritis. También hay evidencia de que esta especia en particular puede influir positivamente en otra serie de enfermedades, incluyendo la artritis reumatoide, la enfermedad de Alzheimer y la fibromialgia. Si el curry no es enteramente de tu gusto, el ajo, el jengibre y la pimienta de cayena son otras especias que también se han relacionado con la reducción de la inflamación.

Come las grasas adecuadas

A estas alturas ya debes estar consciente de que no todas las grasas son iguales. Una de las claves para combatir la inflamación es comer el tipo correcto de grasas. El pescado (especialmente salmón, trucha y atún), los frutos secos (en especial los pistachos, almendras y nueces), el aguacate, el aceite de canola y la semilla de linanza son ejemplos de alimentos que contienen grasas antiinflamatorios, particularmente los ácidos grasos omega 3. Las grasas animales son más propensas a desencadenar inflamaciones pero esto no significa que tienes que resignarte a una vida de pescado y frijoles. Está bien satisfacer un antojo de carne, sólo que es recomendable que te adhieras a las fuentes más saludables, como las aves de corral y la carne de vacuno alimentado con pasto.

Suda un poco

Hacer que tus músculos se calienten en el gimnasio se traducirá en menores niveles de inflamación en tu cuerpo. Existen numerosos estudios que apuntan a una relación entre la actividad física y la reducción de los niveles de inflamación. El ejercicio es particularmente eficaz para combatir la inflamación que contribuye a la artritis y la enfermedad cardiovascular.

Elimina la ansiedad innecesaria

Una forma que a menudo es pasada por alto para reducir la cantidad de inflamación en el cuerpo es mediante la reducción de la cantidad de estrés en la vida. Es obvio que el estrés no se puede eliminar por completo pero es importante desarrollar técnicas que te ayuden a afrontar el exceso de ansiedad. Hacer ejercicio, leer, escuchar música son apenas unas de las muchas formas disponibles para disipar un poco el estrés del día a día.

Te recomendamos