4 Antibioticos Naturales

Cuando se trata de agentes antibacterianos, la medicina natural realmente brilla.

Y si bien hay cientos de antibióticos naturales de diversos grados de potencia, éstos son algunos de los más populares:

El aceite esencial de orégano

El rey de los antibióticos naturales, estudio tras estudio demuestra la eficacia del aceite de orégano. Por supuesto , como todo, la potencia del producto puede variar drásticamente . Algunos productos son en realidad mejorana y no orégano. Por lo tanto, es importante elegir una buena marca respaldada por investigaciones clínicas. El aceite de orégano silvestre es de alta potencia porque la hierba es cosechada en condiciones muy duras. Eso puede no parecer gran cosa, pero son precisamente las condiciones durante la vida de la planta lo que, por lo general, determina la potencia de los principios activos de la planta, puesto que los fitoquímicos que promueven la salud tienen que ver con el propio el sistema inmunológico de la planta.

Según las investigaciones del Dr. Paul Belaiche, el aceite de orégano es capaz de matar el 96 % de todas las bacterias del neumococo , el 92 % de todas las bacterias Neisseria , proteus , y estafilococos . Algunas cepas de Neisseria son responsables de enfermedades como la gonorrea o la meningitis. Proteus es un tipo de infección intestinal, y el estafilococo es el culpable de algunos tipos de intoxicación alimentaria. El aceite de orégano elima el 83 % del estreptococo y el 78% de los enterococos, vinculados con la faringitis estreptocócica, escarlatina, fiebre reumática, el síndrome de shock tóxico, cistitis, infecciones de heridas y anorexia.

Extracto de hoja de olivo

Al igual que muchos otros antibióticos naturales, éste también es un buen antiviral, por lo que es una excelente opción cuando la naturaleza del microorganismo no se conoce por completo. El Doctor B. Lee del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de CHA en Corea, encontró que el extracto de hoja de olivo era potente contra varios microbios. Además, la investigación mostró que la hoja de olivo exhibe habilidades de barrido de radicales libres. Los radicales libres están relacionados con el envejecimiento y la enfermedad.

Ajo

Un antibiótico, antimicótico y antiviral natural, el ajo es una gran adición a la dieta diaria. Aunque el ajo contiene potasio y germanio, dos minerales que son esenciales para la buena salud, es mejor conocido por sus compuestos de azufre, especialmente la alicina . Este es uno de los principales fitoquímicos que mejoran la inmunidad y actúan como antibióticos naturales . Así que, señoras y señores, empiecen a comer ajo fresco. Córtelo o macháquelo y déjelo reposar por al menos 3-5 minutos antes de agregarlo a sus comidas y olvídese del ajo en polvo: la mayor parte de los beneficios para la salud han desaparecido en este tipo de producto.

El té verde

Uno de los ingredientes activos en el té verde, el galato de epigalocatequina ( EGCG ), ha sido identificado en la investigación como un agente eficaz contra ciertas cepas de bacterias orales . Dado que el té verde tiene muchos otros beneficios para la salud, incluyendo una impresionante capacidad para descomponer el exceso de grasa en el cuerpo , es un gran antibiótico natural para agregar a su dieta diaria. Para problemas orales y para obtener los mejores resultados, asegúrese de hacer buches y gárgaras con té verde.

Preparación casera de Aceite de Orégano

Ingredientes:

  • 600 ml de aceite de oliva
  • De 5 a 10 ramitas de orégano fresco, puede también incluir las flores

Añada las hierbas al aceite y déjelas reposar por al menos 7 días, en un envase de vidrio esterilizado y con tapa. Procure colocar su envase en un lugar donde le pegue un poco de sol durante el día. Para almacenar, puede colar el aceite y descartar las hierbas o dejarlas sumergidas en el aceite.

Puede utilizar el aceite en sus comidas, también puede utilizarlo en aplicaciones tópicas para curar heridas.

Te recomendamos