2 faciales caseros para que tu piel luzca más jóven

¿Quien no quiere lucir una piel más jóven, sana y vibrante? Si eres como la mayoría de las personas que no tienen el dinero para costosos procedimientos cosméticos, te invitamos a explorar una manera orgánica y económica de lograrlo.

Los «peelings» faciales profesionales, usualmente, utilizan ácidos (alfa o beta hidroxiácidos) para disolver las capas superiores de células muertas de la piel. Aunque son eficaces en la reducción de finas líneas y arrugas, cicatrices de acné, daño solar y hasta manchas de la edad, pueden irritar la piel.

Las dos mascarillas faciales que te presentamos a continuación son alternativas más suaves que puedes probar en casa. Ambas te ayudarán a remover la capa de células muertas, revelando una piel más suave y saludable.


Mascarilla de pepino

El pepino es un astringente que tensa la piel, mientras que la manzanilla, el té verde y aloe vera, suavizan, nutren y desinflaman.

Necesitarás:

1 pepino, pelado y sin semillas

2 oz de té manzanilla

2 oz de té verde

1 paquete de gelatina sin sabor

1 onza de gel de sábila (aloe vera)

Prepara un puré con el pepino hasta que parezca una pasta. Puedes usar la licuadora. Cuélalo bien y reserva el jugo. Combina el té de manzanilla, té verde y la gelatina en una cacerola pequeña, revolviendo a fuego lento hasta que la gelatina se disuelva. Retira del fuego y transfiere a un tazón de vidrio. Agrega el jugo de pepino y la gel de sábila y mezcla bien para que todos los ingredientes se incorporen. Refrigera durante unos 25 minutos o hasta que la mezcla comience a espesar.

Unta la mezcla sobre tu rostro y cuello, dejándolo actuar durante unos 20 minutos. Retira la mascarilla y enjuaga con agua tibia.


Mascarilla de papaya

La enzima papaína de la papaya es un exfoliante de gran alcance, además, también alivia y nutre la piel.

Necesitarás:

1 taza puré de papaya (licuada o procesada)

1 taza de puré de piña (licuada o procesada)

3 cucharadas de miel

Mezcla el puré de papaya y el de piña en un tazón de vidrio. Agrega la miel y mezcla. Refrigera por 20 minutos aproximadamente, hasta que la mezcla espese un poco. Unta la mezcla sobre tu rostro y cuello, dejándolo actuar durante unos 15 minutos. Retira la mascarilla y enjuaga con agua tibia.

Te recomendamos