10 Alimentos para una Piel Sana

Todas queremos lucir una piel hermosa que no requiera de mucho maquillaje para esconder las imperfecciones. Después de todo, en cualquier momento alguien nos podría tomar una foto y hay que estar siempre listas.

Existen muchísimos productos que prometen hacer maravillas en la piel, pero al final nos dejan un poco decepcionadas. Antes de invertir tu dinero en otra poción mágica más, mejor prueba estos alimentos. Puedes encontrar la mayoría en el mercado y no tienes que hacer cambios radicales para poder incluirlos en tu dieta. Recuerda siempre que una piel hermosa y saludable será el resultado directo de una buena alimentación.

Aquí están los 10 alimentos para una piel sana:

Chocolate

Así como lo escuchaste. Tradicionalmente se nos ha dicho que comer chocolate puede producir barritos en la cara, pero hay suficiente evidencia que comprueba justamente que no es el chocolate en sí que tiene ese efecto negativo. El chocolate oscuro o negro es uno de los muchos derivados del cacao. No es muy popular porque tiene un sabor amargo. Pero resulta que contiene antioxidantes poderosos que protegen la piel del daño producido por los radicales libres. Comer chocolate oscuro hace que tu piel sea más suave y juvenil.  Además, el flavonoide protege la piel del daño causado por los rayos ultravioleta del sol.  Si no soportas su sabor amargo, también puedes aplicarlo directamente a tu piel.

Para preparar una mascarilla hidratante necesitarás:  una cucharada de chocolate oscuro derretido y una cucharada de aceite de oliva o de almendra.

Derrite un trozo de chocolate oscuro a baño maría, luego agrega el aceite. Cuando tenga una temperatura tolerable, aplícalo por toda tu cara y cuello. Déjalo por 15 minutos mientras disfrutas del aroma y luego enjuaga con agua tibia. Puedes hacer esto todas las semanas.

Jitomates

La palabra jitomates es usada en México para referirse al tomate rojo. Esta fruta es una fuente poderosa de un antioxidante llamado licopeno que evita el envejecimiento prematuro mientras protege de los dañinos rayos ultravioleta. El cuerpo procesa mejor el licopeno si el jitomate ha sido cocido, así que asegúrate de incluir muchas salsas y sopas de jitomate o tomate rojo en tu dieta. También vale comerlo crudo en ensaladas y emparedados.

Puedes preparar una pasta hecha de jitomates con aguacate machacado para refrescar la piel. Déjalo por unos 15 minutos, luego enjuaga con agua tibia.

Yogurt

Las proteínas que obtienes por comer yogurt hacen que tu piel sea más resistente a las arrugas. Esto aplica en especial al yogurt griego, porque contiene el doble de proteína que los demás. Para disfrutar de sus beneficios para la piel, come yogurt por lo menos una vez al día. También puedes ponerlo directamente sobre tu cara para humectar, disminuir la visibilidad de arrugas, combatir el acné y hasta quitar manchas y eliminar ojeras.

Arándanos azules

Las bayas de arándano azul o mora azul son un elixir poderoso para tu cara. Sus antioxidantes y fitoquímicos neutralizan los radicales libres que dañan la piel. Esta fruta también contiene niveles altos de vitaminas A y C y mucha fibra. Aunque la fibra no beneficia la piel directamente, su papel importante en la digestión asegura que las toxinas salgan de tu cuerpo. De esa manera podrás lucir una piel más saludable y juvenil.

Granadas

Estas frutas están repletas de antioxidantes que regulan la circulación de la sangre hacia la piel. Comerse una granada al día o tomar su jugo es suficiente para eliminar arrugas superficiales y humectar. También puedes preparar un tratamiento facial que ayudará a combatir el envejecimiento prematuro.

Para prepararlo necesitarás: una granada y una cucharada de miel orgánica.

Pon la pulpa de la granada y la miel en la licuadora y deja que se forme una pasta homogénea.  Aplica esto a tu cara todos los días. Puedes usar algodón o tus dedos limpios para hacer movimientos circulares en tu cara. Deja que actúe por 20 minutos y luego enjuágalo bien con agua tibia.

En lugar de usar miel, puedes prepararlo con yogur blanco natural y obtendrás los mismos beneficios sorprendentes.

Si prefieres tomar el jugo de granada, asegúrate que sea natural sin aditivos perjudiciales. También puedes prepararlo tú misma. Simplemente pon la pulpa en la licuadora y agrega agua.  El jugo tiene un sabor áspero, así que puedes agregar algún endulzante.  En lugar de usar una licuadora, también puedes cortar la granada y usar el exprimidor como lo harías con una naranja.

Toronjas

Cuando comemos frutas ricas en vitaminas C, revertimos el daño causado por el sol y los contaminantes en el ambiente. La vitamina C promueve la producción de colágeno y esto a la vez ayuda a la reducción de arrugas. La vitamina C también promueve que la piel sea más suave y tersa. Una toronja roja contiene más del 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, comerte una al día es una manera fácil y deliciosa de proteger tu piel.

Nueces

Específicamente aquella conocida como nuez de nogal, es rica en ácidos grasos omega-3 que mejoran la elasticidad de la piel. Comerse un puñado de nueces al día promueve la producción de colágeno y mejora el aspecto de la piel. Su alto contenido de vitamina E acelera la cicatrización.

Salmón, sardinas y anchoas

Estos alimentos contienen un alto nivel de dimetilaminoetanol que fortalece las membranas de las células y las protege del deterioro producido por el envejecimiento precoz. Esta sustancia maravillosa también mantiene la piel firme. Es decir que comer esto semanalmente disminuye el riesgo de tener la piel flácida y caída.

Semillas de girasol

Esta semilla posee grandes cantidades de vitamina E que protegen la piel del sol. Su aceite provee alivio para la piel reseca  o escamosa. También es buena fuente de ácidos grasos esenciales que fomentan la producción de elastina y colágeno. Estas sustancias se encargan de dejar la piel suave. Los ácidos grasos tienen propiedades antibacteriales que evitan la formación del acné.  Come un puñado de semillas de girasol cuando gustes para que hagan su magia en tu piel.

Té verde

Se ha hablado mucho acerca de los beneficios del té verde, hasta el punto de que varios se preguntan si se trata de una estrategia de marketing. Pero no están exagerando- el té verde de verdad que es maravilloso para la piel. Para beneficiarte  del té verde puedes beberlo o aplicarlo directamente a tu cara. Sus componentes previenen el cáncer de piel, rejuvenecen las células, tienen un efecto antiinflamatorio poderoso,  mejoran el acné y ayudan en el tratamiento de la psoriasis y la caspa.

Para preparar una mascarilla necesitarás: una cucharada de té verde en polvo, una cucharadita de jengibre en polvo y el zumo de un limón.

Mezcla bien los ingredientes secos, luego agrega poco a poco el limón hasta crear una pasta. Aplica esto a tu piel y déjalo durante 15 minutos. Enjuaga con abundante agua tibia. Puedes usar esto dos veces a la semana, especialmente si tienes granitos o espinillas y manchas de acné.

Como puedes ver, hay muchas comidas tradicionales que son excelentes para tu piel. Si no las tienes a mano, la mayoría son fáciles de encontrar y no romperán tu bolsillo. Prueba todas las que quieras hasta que encuentres la que funciona mejor para ti.

Te recomendamos