10 Remedios caseros para la varicela / lechina

varicela_main

La varicela es una enfermedad altamente contagiosa causada por el virus de la varicela-zoster, un miembro de la familia del herpes.

Muy pocos niños escapan la infección por varicela. Se propaga rápidamente. Toser y estornudar, incluso reír y hablar son maneras de propagar la enfermedad. Un niño con varicela en desarrollo es contagioso durante uno o dos días antes de que aparezca algún síntoma y hasta que todas las ampollas estén secas y han formado costras.

En el transcurso de la enfermedad, la erupción muestra signos de todas las diferentes fases de la varicela, con algunas áreas enrojecidas, algunas áreas con nuevas ampollas, zonas donde hay formación de costras y áreas ya en proceso de curación. Desde el momento que comienza la erupción hasta que se empiezan a formar las costras, la picazón es lo que causa el mayor tormento.

La varicela se puede contraer a cualquier edad pero como los adultos infectados tienden a sentirse miserablemente peor, probablemente es mejor sufrirla cuando se es joven. Una vez que se ha sufrido de varicela, es muy poco probable que se vuelva a padecer de nuevo de esta infección viral.

Por lo general, se obtiene el alivio de la varicela en unas dos semanas. Sin embargo, se pueden utilizar algunos remedios caseros naturales para aliviar algunos de los síntomas y para obtener alivio de la picazón. A continuación les presentamos los 10 mejores remedios caseros para la varicela.

{tabulizer:style[gr.alterora.elemental_1_red_orange.css]}

Bicarbonato de Sodio

Bicarbonato de Sodio

Usted puede utilizar bicarbonato de soda para el tratamiento de la varicela ya que puede controlar la picazón y la irritación. Mezcle media cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Utilice una esponja para aplicar esta solución en el cuerpo de la persona afectada y permita que la mezcla se seque sobre el cuerpo. Esto evitará que la persona se rasque las erupciones. Este es uno de los remedios caseros más sencillos de preparar.

Vinagre de Malta

Vinagre marrón/Vinagre de malta

Uno de los remedios más eficaces para el tratamiento de la varicela es el uso de vinagre marrón. Tome media taza de vinagre y agréguelo al agua del baño (agua tibia). Este baño dará alivio de la irritación de la piel y también ayudará a curar las lesiones y a fomentar la cicatrización.

Flores de Caléndula

Flores de Caléndula

Para obtener alivio de la picazón también se pueden usar flores de caléndula. Tome dos cucharadas de flores de caléndula y si está disponible, mezcle con una cucharadita de hojas de Hamamelis (Avellana de bruja). Ponga esta mezcla en una taza de agua y deje reposar durante la noche. Por la mañana, tome la mezcla y muela o licúe bien. Aplique la pasta sobre las erupciones. Pronto obtendrá alivio de la sensación de picor.

Guisantes Verdes

Guisantes verdes

Los guisantes verdes son otro buen ingrediente que puede usar para el tratamiento de la varicela. Agregue una taza de guisantes verdes secos a un recipiente con agua y hierva durante unos minutos y luego se cuela el agua. Use esta agua para limpiar las partes del cuerpo afectadas que tiene erupciones. Esto le dará el alivio de la irritación y el picor y ayudará en la curación de las heridas.

Aceite esencial de Sándalo

Aceite esencial de sándalo

También se puede utilizar el aceite de sándalo para el tratamiento de los diversos síntomas de la varicela. Tomar aceite de sándalo puro y aplicarlo sobre las erupciones causadas por la varicela. Mezcle dos gotas de aceite de sándalo con el contenido de una cápsula de vitamina E. La aplicación regular de aceite de de este aceite evitará que las cicatrices se oscurezcan.

Miel de abejas

Miel

La aplicación regular de miel sobre las erupciones también es un buen remedio para la varicela. Tome miel pura y de buena calidad y cubra el área afectada con ella. La miel dará alivio de la picazón y le ayudará a sanar la varicela a los pocos días. Repita el proceso dos o tres veces al día hasta que las cicatrices desaparezcan.

Avena

Avena

La avena puede brindar mucho alivio de la picazón causada por la varicela. Tome dos tazas de avena y muélala hasta que tengo un polvo fino. Colóquela en dos litros de agua durante diez a quince minutos. A continuación, coloque esta mezcla en una bolsa de tela átelo bien por la parte superior. Deje caer esta bolsa en una tina con agua tibia y muévala por toda el agua hasta que ésta tome un color lechoso. Remójese en la bañera un máximo de 20 minutos.

Té de hierbas

Té de hierbas

El té de hierbas puede set un sedante suave que le brindará alivio para sus malestares. Use manzanilla, albahaca morada, caléndula o melissa. Puede tomar una cucharada de cualquiera de estas hierbas y ponerlas en una taza de agua hirviendo. Deje reposar por unos minutos y luego cuele el líquido. Por último, añada un poco de canela, miel y limón. Beba lentamente. Puedes beber este té de hierbas, varias veces al día, para obtener los beneficio de las propiedades curativos de estas hierbas.

Sopa de zanahoria y cilantro

Zanahoria y cilantro

Una sopa de zanahorias y cilantro es altamente beneficiosa en el tratamiento de la varicela. Para hacer la sopa necesitará 100 gramos de zanahorias cortadas en trozos pequeños y 60 gramos de hojas de cilantro fresco. Hierva durante unos minutos con un poquito se sal y pimienta. Cuele la solución, deje que se enfríe y luego tome el caldo una vez al día durante la enfermedad. También puede comer las zanahorias hervidas y las hojas de cilantro para conseguir un poco de fuerza.

Jengibre

Jengibre

Para detener la picazón causada por la varicela, también puede probar el jengibre. Tome jengibre en polvo y agréguelo en el agua del baño. Esto ayudará a detener la picazón y al mismo hará que se acelere el proceso de curación. También puede usar el jengibre para hacer una bebida saludable. Tome pequeños trozos de jengibre y hiérvalos en agua durante unos minutos. Cuele, agregue un poco de miel y beba lentamente.

Para concluir, como regla general, la varicela es una enfermedad leve, sin embargo, en mujeres embarazadas requiere de atención médica especializada.

NOTA importante sobre la varicela durante el embarazo

  • Si se detecta en las primeras 20 semanas de embarazo hay un <2% de riesgo de síndrome de varicela congénita. Esto puede causar un número de problemas, incluyendo restricción del crecimiento intrauterino, microcefalia, atrofia cortical, hipoplasia de extremidades, microftalmia, cataratas, coriorretinitis y cicatrización cutánea.
  • La infección por varicela en las últimas etapas del embarazo puede provocar parto prematuro o infección de varicela neonatal. Esto es especialmente grave si la madre se infecta siete días antes del nacimiento del bebé. Estos riesgos no existen en caso de culebrilla (singles).

Recomendaciones adicionales

  • Los niños mayores de tres años, por lo general, pueden entender por qué se deben evitar rascarse. Explíquele a su hijo que rascarse o quitarse las costras puede causar infección, y que arrancarse las costra antes de que la piel se haya regenerado dejará una cicatriz. Mantenga las uñas de su hijo cortas para evitar que se rompa la piel en caso de que se rasque.
  • Si su niño es menor de tres años, puede ser difícil convencerlo de que se deje las pústulas tranquilas. Tome las medidas necesarias para aliviar la comezón. Cuanto más su niño se rasque, mayor será es el riesgo de infección y cicatrices. Sea diligente y creativo.
  • De vez en cuando, un par de costras extra gruesas son renuentes a dejar la piel. No trate de levantar estas costras obstinadas o su hijo quedará con marcas de por vida. Si nota algunas costras tenaces que parecen aferrarse demasiado tiempo, prepare uno de los baños mencionados anteriormente para aflojarlas de la piel.
  • Si su hijo queda con pequeñas cicatrices después de que su varicela esté completamente curada, aplique vitamina E a la cicatriz. Rompa una cápsula de vitamina E y frote el aceite en la cicatriz, en la mañana y en la noche hasta que se aclare. Frotar las cicatrices con aceite de ricino también puede ayudar.
  • Una vez que la varicela se haya resuelto, proteja la piel de su hijo del sol. La nueva piel en las áreas que tuvieron ampollas y las cicatrices se queman con facilidad. Aplique un buen protector o bloqueador solar con FSP alto cuando su hijo salga al sol.

Te recomendamos