10 Remedios caseros para el acné

El acné vulgaris es una enfermedad común de la piel. Es lo que conocemos popularmente como “granos” o “espinillas”.

El acné se manifiesta generalmente como comedones (espinillas o puntos negros), granos (pústulas) o quistes en la cara, espalda y pecho. Es una infección de la piel causada por cambios en las glándulas sebáceas, lo que provoca la obstrucción e inflamación de los poros de la piel. Esto da lugar a erupciones cutáneas superficiales.

El acné es más común en adolescentes, pero cualquier persona puede sufrir de acné, incluso los bebés. Por lo general, desaparece después de la adolescencia. Sin embargo, el acné puede afectar a algunos individuos en la edad adulta.

En general, las personas tiene la tendencia a apretar estos granos para hacerlos desaparecer, pero a menudo esto hace que la condición empeore dando lugar a cicatrices. El acné no sólo afecta el rostro, sino que también afecta el estado de ánimo de las personas, ya que da lugar a pensamientos negativos sobre el auto-estima y puede, inclusive, causar depresión.

El tratamiento del acné está diseñado para prevenir la formación de nuevas lesiones y ayudar a la curar las ya existentes. Los dermatólogos pueden recetar agentes tópicos o medicamentos orales para tratar el acné, sin embargo, hay tratamientos caseros que pueden ser muy efectivos y sin efectos secundarios.

Aquí están los 10 mejores remedios caseros para la acné:

Bicarbonato de Soda

Bicarbonato de Soda

El bicarbonato de sodio o bicarbonato de soda actúa como un exfoliante suave para la piel. Por lo tanto, desbloquea los poros y elimina las células muertas. También ayuda a regular el desequilibrio del pH de la piel y tiene suaves propiedades anti-inflamatorias y antisépticas. Todas estas características lo convierten en un excelente remedio casero para la limpieza de acné. Puede mezclar dos cucharadas de bicarbonato de soda, una cucharadita de polvo de canela, el jugo de medio limón, y cinco cucharadas de miel. Aplíquelo a la cara y laver después de 5 minutos. También puede preparar una pasta con una o dos cucharaditas de bicarbonato y un poco de agua. Una vez más, enjuague después de cinco minutos. Estos tratamientos se pueden aplicar un par de veces a la semana.

Papaya / Lechosa

Papaya / Lechosa

La papaya es un ingrediente esencial en una gran cantidad de productos de belleza. La papaya es un remedio para el acné completamente natural que elimina las células muertas y el exceso de lípidos de la superficie de la piel, dejándola suave y tersa. Los lípidos son un término general para describir las grasas. La papaya también contiene una enzima llamada papaína, que reduce la inflamación y ayuda a prevenir la formación de pus. Enjuague la cara con agua y seque. Triture la pulpa de la papaya, hasta que quede de una consistencia que se puede aplicar fácilmente a la piel. Deje actuar durante unos 15-20 minutos y luego enjuague completamente con agua tibia. Si su piel tiende a la sequedad, utilice una crema hidratante adecuada para su tipo de piel, después de usar esta mascarilla.

Vinagre de Sidra

Vinagre de Sidra

El vinagre de manzana es una fuente de poder cuando se trata de acné. En primer lugar, elimina las bacterias que pueden estar causando todos los problemas y también equilibra el pH de la piel, lo que a su vez hace más difícil que las bacterias se proliferen. Por si fuera poco, es un buen astringente que ayudará a remover el exceso de grasa. Teniendo esto cuenta, no se puede usar en exceso ya que podría secar la piel demasiado causando que las glándulas sebáceas sobre-produzcan lípidos para compensar, y por lo tanto desencadenar un brote de acné. Lávese la cara con agua y seque. Mezcle, en una proporción de 1:3, vinagre y agua. Moje un algodón con este líquido y aplique directamente a las lesiones. Deje actuar durante al menos 10 minutos o toda la noche. Vuelva a aplicar varias veces al día, lavando la cara completamente después de cada aplicación. Asegúrese de utilizar un buena crema hidratante al terminar este tratamiento.

Jugo de Limón

Jugo de Limón

El jugo de limón puede ayudar por un número de razones. Es rico en vitamina C, lo cual es bueno para todo tipo de piel, y es un ácido cítrico, por lo que ayuda “exfoliar” la piel. Lo más importante sin embargo, es que es un buen astringente. Un astringente causará contracción de los tejidos haciendo que las lesiones se sequen. También sirve como blanqueador de la piel y ayuda a reducir el enrojecimiento. Debe lavar muy bien ssu cara antes de exponerse al sol, ya que puede causar sensibilidad e irritación. Frote una rodaja de limón sobre la zona afectada y se deja durante unas horas; luego enjuague bien la cara con agua. También puede mezclar el jugo de limón con agua de rosas natural en cantidades iguales y utilizar la solución para lavar las áreas afectadas.

Aceite esencial de árbol de té (Melalueca artenifolia)

Aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té no es como la grasa que la piel produce de manera natural, sino que es, más bien, como un solvente que atraviesa el sebo y las células muertas y desbloquea los poros. Sus propiedades antibacterianas también ayudan a eliminar a las bacterias que causan el acné y a prevenir futuros brotes. Este aceite, a diferencia de la gran mayoría de los aceites esenciales, si puede aplicarse directamente a la piel sin necesidad de diluirlo antes de usar. Basta con aplicar una gota de aceite de árbol de té en el área afectada tres veces al día.

Cáscara de Naranja

Cáscara de Naranja

El acné que es causado por bacterias, exceso de sebo y células muertas que obstruyen los poros de la piel. El acné puede mejorar con el uso de una mascarilla facial de naranja, gracias a la vitamina C, ácido cítrico y sus propiedades astringentes. La vitamina C es particularmente útil, ya que promueve el crecimiento de nuevas células sanas y mantiene la piel en buen estado. Ponga las cáscaras de naranja al sol y deje que se sequen por completo. Muélalas (puede usar una licuadora, mortero, o cualquier otro método que haga el trabajo) y añadir un poco de agua para crear una pasta. Una vez que tenga la consistencia adecuada, aplíquela a toda la cara o a las áreas problemáticas. Espere 20 a 25 minutos y luego, enjuague bien con agua. Para terminar, aplique una crema humectante.

Té verde

Té Verde

Han habido algunos estudios recientes muy prometedores ( 2011, 2012, Journal of Investigative Dermatology) en el que se demuestra que el té verde puede tener un impacto notable en el acné cuando se usa externamente. Internamente, existe la teoría de que también ayuda, pero se necesita más evidencia concreta. Para resumir brevemente los resultados, hay un antioxidante en el té verde llamado epigalocatequina-3-galato o EGCG. EGCG que ha demostrado reducir la producción de sebo, la inflamación y el crecimiento de bacterias en la piel- básicamente las principales causas detrás de los brotes al acné. Coloque 2 cucharaditas de hojas de té sueltas o 1 bolsa de té verde en un recipiente limpio y vierta 1 taza de agua hirviendo. Deje reposar por 4-5 minutos antes de colar y deje enfriar el líquido a una temperatura confortable. A continuación, puede verter en una botella con atomizador y rocíar la cara, o empapar una almohadilla de algodón y aplicar sobre las áreas problemáticas.

Cáscara de banana

Cáscara de Banana

Las bananas están llenas de toda clase de bondades, incluso aquellas partes que usualmente no comemos. Sus cáscaras contienen luteína, un potente antioxidante que reduce la hinchazón y la inflamación y estimula el crecimiento de células sanas. Así que fro tar una cáscara de banana en la cara puede reducir y la incomodidad de acné. Pele la banana y cómasela! Tome la cáscara y frote ,con movimientos circulares, por toda la cara. Cuando haya cubierto la totalidad de la cara, deje que repose durante al menos 30 minutos antes de enjuagar.

Miel y canela

Miel y canela

La miel es pegajosa y la canela es picante; dos cosas que la mayoría de la gente evitaría poner sobre la piel. Sorprendentemente, y aunque pueda parecer extraño, la miel y la canela hacen (literalmente) un combo asesino cuando se trata de acné. La canela tiene propiedades antimicrobianas, lo que puede ayudar a evitar que la proliferación de bacterias se vaya de las manos. Por otro lado, la miel es un antibiótico natural, que puede ayudar a desinflamar la piel enrojecida por granos y espinillas. Mezcle bien 2 cucharadas de miel y 1 cucharadita de canela hasta que haya formado pasta homogénea. Aplique sobre la cara u otras áreas problemáticas y dejar actuar durante 10-15 minutos. Como se trata de una mezcla bastante pegajosa, es buena idea hacer este tratamiento antes de tomar una ducha. Será más fácil remover las mascarilla mientras se baña.

Miel y leche (o yogurt)

Miel y leche o yogurt

Si bien es cierto que ha habido cierto barullo con respecto a si los productos lácteos causan el acné, aplicada tópicamente puede mejorar los brotes de acné y el tono de la piel. La razón es que calma la piel irritada y ayuda a bajar el enrojecimiento. También puede utilizar yogurt. Los ácidos que contiene son antibacterianos, mientras que la grasa proporciona humedad, por lo que es muy nutritivo para la piel. Deje que el yogurt o la leche alcancen temperatura ambiente. Mezcle 1 cucharada de leche o yogurt con 1 cucharada de miel. Puede aplicar la mezcla con un algodón o con un pincel grueso. Deje que cada capa se seque antes de añadir una nueva, hasta que la máscarilla tenga el grosor que desee. Deje reposar durante 10 a 15 minutos. Lave su cara y utilice una toalla pequeña para frotarrse suavemente y con movimientos circulares para deshacerse de las cédulas muertas. Una vez que haya terminado, hidrate su piel como de costumbre.

Ultimas recomendaciones

El acné no es causado por falta de higiene. Es más, el exceso de lavado o la limpieza con jabones o productos químicos fuertes en realidad puede irritar la piel y hacer que el acné empeore. La limpieza facial en exceso puede resecar la piel, la cual, luego intenta compensar la sequedad produciendo mucho más sebo. Una simple limpieza para deshacerse del exceso de grasa y células muertas es todo lo que se necesita.

Con respecto a los tratamientos, tenga paciencia. La necesidad desesperada de encontrar una solución rápida para el acné, preferiblemente algo que tome un mínimo de esfuerzo, es muy fuerte, pero al igual que muchos otros aspectos de la vida, no existe una sola solución de efecto inmediato. Tener una rutina regular de cuidado facial más la adición de un buen remedio natural para el acné pueden significar trabajo extra, pero mantener su compromiso, hacer las cosas bien, y darle tiempo al tratamiento tendrá sus beneficios. Recuerde, usted vive en su piel y eso nunca va a cambiar. Hacer el esfuerzo hará toda la diferencia en cuanto a su comodidad, felicidad y confianza.

Te recomendamos